sábado, 9 de agosto de 2014

BIENVENIDOS


NUESTRAS AVENTURAS: 


(Podeis leerlas pinchando en KOSTRA - VENTURAS), en la columna de la izkierda, o akí mismo, más abajo.)

_Kostra-razo, o "Ascensión al Chimborazo". Agosto 2014
_Kostra-Karakorum. Agosto 2011
_Camino al Valhalla. Agosto 2010
_Aventura Amazónica. Agosto 2009
_Madre Ayahuaska en el Amazonas. Agosto 2009
_Subida a "El Hierro" con borraska y ventiska. Marzo 2008


NOVEDADES del KOSTRA-BLOG



07/02/2014:Día 22, 23 y 24: Descendemos del Chimborazo y nos vamos a Riobamba. De aquí a Baños, a subir el Tungurahua (5.023m.)

26/12/2014: Día 21. Cima del Chimborazo (Cumbre Ventimilla a 6.225m.)

28/11/2014: Días 14,15, 16, 17 y 18 de la entrada "KOSTRARAZO".  Ascenso y cima al Illiniza Norte (5.125m.) Por el momento 3 cimas en 17 días, Rumiñahui (4.722m.), Cotopaxi (5.895m.) e Illiniza norte (5.125m.)

14/09/2014: Ya podeis leer los 2 primeros días de nuestro KOSTRA VIAJE "KOSTRARAZO". Para facilitar la lectura, al comienzo de la entrada "KOSTRARAZO" iremos poniendo un resumen de los días, para ke leais el día ke más os interese.

22/05/2012:  Continuación de la entrada "KOSTRA-KARAKORUM" Día 20. Día del ascenso a KOSTRA PEAK, (6.257 m.) ¡¡¡NO TE LO PIERDAS!!!
 
22/02/2012: LOS KOSTRAS LLEGAN AL VALHALLA EN ESTONIA en el 2010. 

VIDEO EN EL VALHALLA

**********
¡¡¡EL GRAN KOSTREO ACABA DE COMENZAR!!!


Hola, somos 
kostras, y nos gusta hacer el cabra. Aquí podréis leer nuestras aventuras.


Somos 
KOSTRAS. Es decir, no tenemos prejuicios ni perjuicios ninguno sobre como se han de hacer las cosas. Nos gusta subirnos a las montañas, ver el mundo, bañarnos en los rios, cantar en los monumentos de nuestras ciudades, etc..., etc..., pero lo que más nos gusta, por encima de todo es: KOSTREAR.

martes, 22 de julio de 2014

"KOSTRA-RAZO", O "ASCENSIÓN AL CHIMBORAZO".





RESUMEN DE DÍAS:

Día 1, 11 de Agosto: Avión Madrid - Lima. En el aeropuerto de Lima, y avión Lima - Quito.
Día 2, 12 de Agosto: Vamos a Cayambe y de allí al refugio a 4.700 m. Directos.
Día 3, 13 de Agosto: Bajamos del refugio al pueblo de Cayambe. Retirada.
Día 4, 14 de Agosto: Volvemos a Quito y cambiamos dinero. Nos kedamos allí.
Día 5, 15 de Agosto: Salimos a por el Cotopaxi. Dormimos en el refugio (4.895m.)
Día 6, 16 de Agosto: El día es horrible y preferimos no subir y aclimatar a 4.895 m.
Día 7, 17 de Agosto: "Ataque" a la cima del Cotopaxi (5.897m.) Fracaso.
Día 8, 18 de Agosto: "Ataque" a la cima del Rumiñahui (4.722m.) Fracaso.
Día 9, 19 de Agosto: Cima del Rumiñahui (4.722m.)
Día 10, 20 de Agosto: Cansinada para volver a Quito.
Día 11, 21 de Agosto: Descanso pasivo total en Quito.
Día 12, 22 de Agosto: Volvemos al refugio José Rivas (4.895m.) para subir al Cotopaxi.
Día 13, 23 de Agosto: Cima del Cotopaxi (5.897m.)
Día 14, 24 de Agosto: Volvemos a Machachi y nos quedamos en un hotel con una idiota.
Día 15, 25 de Agosto: Salimos hacia los Illinizas, dormimos a 4.290 m.
Día 16, 26 de Agosto: Cima del Illiniza Norte (5.125m.)
Día 17, 27 de Agosto: Volvemos por el camino más cansino del mundo a Machachi.
Día 18, 28 de Agosto: Vamos a Riobamba, aproximándonos al Chimborazo (6.268m.)
Día 19, 29 de Agosto: Subimos al Chimborazo en autobús, no nos dejan pasar y kostreamos. Llegamos a 4.780m
Día 20, 30 de Agosto: Seguimos la ascensión. Llegamos a 5.350m.
Día 21, 31 de Agosto: Cima del Chimborazo (6.225m.), cumbre secundaria Ventimilla.
Día 22, 1 de Septiembre: Descendemos del Chimborazo y llegamos a Riobamba.
Día 23, 2 de Septiembre: Vamos al pueblo de Baños, último volcán, el Tungurahua. (5.023m.)
Día 24, 3 de Septiembre: Nos vamos de fiesta y vemos el volcán erupcionar.
Día 25, 4 de Septiembre: 



Los KOSTRAS es sinónimo de superación. Cada año, algo diferente, algo motivante, algo grande, algo mágico, algo inspirador, algo ke dejar a nuestros futuros hijos para mejorar, para ser seres humanos, para llegar a un estado de conciencia infinitamente superior.

En definitiva, para ser mejores personas.

Con estas premisas, los KOSTRAS buscamos nuestra siguiente aventura...

Obviamente, y como viene siendo habitual en los Kostras, no iremos en plan montañeros guays levantándonos a las 23:00 de la noche para llegar al amanecer... y así evitar peligros objetivos. Ke kojones, a esa hora hace mucho frío, y se esta mejor durmiendo. Aunke ya sabéis: nunca digas "De este agua no beberé", o "De esa polla no chuparé", asi ke ya veremos en ké keda la cosa. Tenemos varios días, y el plan es subir a varios de los volcanes ke este país tiene..., a ver si subimos si kiera a uno..., tenemos del 11 de Agosto al 8 de Septiembre.

Mucha gente va con su guía y suben en dos días saliendo de Quitos el día anterior, pero nosotros, como somos unos KOSTRAS, iremos por donde nos salga de los kojones, ke para algo los tenemos. Si no..., menuda gracia, dejaríamos de ser KOSTRAS.

Subir, no sé si subiremos, pero unas risas de M.A.M. (Mal agudo de montaña o Soroche como lo llaman en Ecuador), seguro ke pasaremos. ¿Te lo vas a perder?





KOSTRADIARIO


DÍA 1: Lunes 11 de Agosto

Otro Kostra, Coke, nos ha llevado a Antonio y Luis (los dos kostras de esta nueva aventura) al aeropuerto de Barajas. Tiempo de sobra. 2 Toblerones enormes y en el avión a todo lujo. A Luis no le han dejado repetir comida y había una familia de religiosos ke te pisaban siempre todos. Tampoco nos han dejado entrar en la sala VIP del aeropuerto de Lima, bueno si pagabas 50$ sí, pero eso es lo mismo ke no dejarnos. Nos tiramos sobando mazo rato a trompicones. Antonio con Jet Lag fue retratado por Luis. Un coñazo como no podía ser menos, desde las 6:00 hasta las 22:00, unas 16 o 17 horas, aunke pasaron rápido, al igual ke las 14 horas o así en el avión de Madrid a Lima, ke nos sobamos como 6 o 7 horas seguidas y no nos enteramos de nada. Estuvimos escuchando Iron Maiden en la radio ke tienen en el avión, ¿una señal?. Pues se nos hizo la hora y nos metimos en el avión de Lima a Quito. Salimos de noche y llegamos a Quito sobre las 00:30 del día siguiente.
Pasando el rato en el aeropuerto.

DÍA 2: Martes 12 de Agosto

En el aeropuerto cogimos las mochilas, menos mal ke no nos las perdieron como en La India y las mandaron a Pakistán..., de nuevo a sobar en el aeropuerto, hasta las 5:30, aclimatando Jet Lag. Nos despertamos y tras chustear un rato con los taxistas de fuera del aeropuerto, bajamos el precio de 20$ a Quito en taxi, a 6$ a Quito en bus, y al final dijimos ke les jodan a todos, y nos fuimos por 2$ directos a la ciudad de Cayambe, pueblo más cercano al primer volcán ke keremos subir, el "Nevado Cayambe". Total, ke a las 13:00 estamos en el pueblo y tras seguir kostreando mazo de rato, compramos comida en el "Gran AKI", con K. Kerían timarnos y llevarnos por 40$ al refugio del nevado, pero dijimos ke no, y al final nos llevaron por 8$ a un sitio a 10 km. del refugio. Akí se paga en $, no solo pagamos los gringos con esta moneda.. Total, ke tras pasar el control de visitantes (no hay ke pagar absolutamente nada, ke no os engañen), comenzamos a andar. ¿Kien diría ke el primer día ke llegamos a Ecuador íbamos a ir directos a subir el primer volcán?. Pues sí. Cambiamos en el aeropuerto 50 euros y nos dieron 58$, nos timaron sí, pero así no teníamos ke ir a Quito para nada y perder el tiempo. Pues comenzamos a andar desde los 3.700 metros de altura. Muy, muy nublado, y en el control nos han dicho ke esta muy ventoso arriba. Ya veremos. Y vimos. Según subimos comienza a llover intercalando claros. En la página web de "Mountain Forecast" ponía ke iba a haber nubes y claros pero con muchas horas de sol a 5.000 metros. Pues nos engañaron. En una de las cuestas se pone a nevar. Tiene cojones ke nieve en el Ecuador, y según nos han contado, no será la última. Nos cruzamos un cartelito ke ponía ke cruzábamos la línea del Ecuador. Mola, no olvidemos ke esta montaña es la más alta del mundo por la ke pasa la línea del Ecuador (5.790 m.). También nos cruzamos con 4 motoristas. 2 de ellos nos dijeron ke faltaban 10 minutos para el refugio. 15 minutos después los otros dos nos dicen ke faltan 25..., ya estamos con los cachondos. Total, ke llegamos a las 18:15 al refugio (abierto según todo el mundo), y cerrado en la realidad. Anochece. Lo peor es ke a esa hora ya había comenzado a nevar a saco  con ventisca bastante fuerte, más de 100 km/h algunas rachas así a ojo ke te medio tiraban al suelo, como en el Moncayo unos meses atrás. Nos dio un bajón importante ke el refugio estuviera cerrado, y más tan calados como estábamos. Luis comenzó a temblar mogollón, y Antonio estaba muy cansado. Pensamos en ke le dieran por culo y bajar de nuevo, pero ya ke estábamos aki pues pusimos la tienda como pudimos una vez ke Luis dejó de tiritar incontroladamente. Mucho, mucho frío. Todo calado menos los sacos, menos mal. Pensamos también en romper un cristal del refugio y meternos..., para la próxima. Al final, con las prisas, conseguimos montar medianamente la tienda al lado del refugio, pero un desastre, sin paravientos, y todo moviéndose a saco. Lo peor es ke con las prisas ke te entran por meterte y pasar el frío, nos dejamos las mochilas dentro de una caseta con un generador y demás cosas medio abiertas en medio de la ventisca... Mientras hicimos las tiendas vimos una luz azul venida del cielo instantánea ke nos dejó aún más helados. ¿un ovni?, ¿UFO?, pues nos metimos y a sobar como pudimos con ráfagas ke pensábamos ke la tienda se nos iba a tomar por culo. Conclusión: no dormimos mucho.
Esto es todo lo ke vimos del Cayambe...



Día 3: Miércoles 13 de Agosto:

Este día podemos decir ke comenzó desde las 00:00, ya ke fijo, estábamos despiertos. No paró en ningún momento de soplar ráfagas a saco con nieve chocando contra la pared de la tienda. Nosotros dos, askeados preguntándonos si era de día o de noche. Así ke empezó a clarear y ya supimos ke sí o sí era de día. Luis con dolor de cabeza en aumento y ligeras nauseas. Quiere bajar, pero claro, hay ke liarla parda para ir al cuarto de las mochilas, pero es ke se está tan bien en el saco... Al final decidimos ke ya es hora de partir, sobre las 7:00, pero no hacia arriba, sino hacia abajo. Los sacos están medio empapados, la tienda calada, la ropa, casi toda mojada también. Fuera no para de nevar y ventiska a saco. Hay unos 50 cm. de nieve rodeando la tienda y este temporal no tiene pinta de ke vaya a parar. Además Luis no se siente muy bien y no va a poder subir. Los sacos no es probable ke duren mucho tiempo más secos, así ke tras valorar decidimos salir del útero de nuestra madre y salir a la ventisca a por las cosas. El primero ke lo hace es Luis, en botas, sin calcetines, sin pantalones y sin chubaskero. En este viaje de 10 m. coge calcetines secos, guantes ke estaban enterrados en la nieve, medicinas y una camiseta seca. Vuelve helado a la tienda, pero bien. Mejor salir en pelotas para ke no se moje más ropa. Al saco de nuevo a calentarse, ya hay algo hecho. El segundo en ir a por más cosas es Luis otra vez tras tomarse un paracetamol para el dolor de cabeza y coge pantalones secos para él y para Antonio, más ropa para Antonio y algunos kacharros más. Ya vamos teniendo más cosas hechas. Ni que decir tiene ke las mochilas estaban cubiertas por medio metro de nieve y eso ke Luis lleva la rafia, pero es ke ayer temíamos por nuestras vidas, hasta el punto de estar a 0 de romper un cristal del refugio y meternos. Si no hubiésemos sido capaces de poner la tienda, sin duda, hubiéramos entrado por la fuerza. Pues ya salimos todos y rápidamente hacemos las mochilas y desmontamos la tienda. Un infierno helado. La ventisca llevará unas 12 o 13 horas seguidas sin parar, ya ke no tenemos reloj porke somos unos kostras y o sabemos nunca la hora ke es, jaja, solo ke amanece y anochece a las 6:00 y 18:00. Ya todo listo comenzamos el descenso bien abrigados con las gafas de ventisca y toda la hostia. A mitad de camino nos encontramos con unos pives ke están subiendo al refugio con un coche haciendo zetas horribles. La carretera camino, ni ke decir tiene ke es una soberana kostra.. Estos subían a la caseta donde hemos dejado la mochila, donde el generador, ke lo habíamos dejado todo hecho una mierda con los temblores de Luis. Al rato bajan y nos recogen en la furgoneta hasta el control de visitantes, donde nos bajamos y conocimos a un chaval ke lleva un año con la bicicleta por sudamerika. Argentino y con rastas. Después estuvimos hablando un buen rato con el señor del centro, y nos dijo ke el refugio esta a 4.700 m. de altitud. Nosotros flipando, pensábamos ke estaría algo más de 4.000, pero no tan alto, normal ke nos doliera la cabeza un poco, ya sabeis, el MAM. Para los ke seguís el blog, os acordareis de lo largo y tendido ke hemos hablado sobre el M.A.M. en la entrada "Kostrakarakorum". Pues resulta ke a las 16:00 un autobús pasaba por ahí cerca, y por 0,80$ iba a Cayambe y allí estuvimos, pasando el rato hasta ke se hizo esa hora y fuimos para allá. El autobús, la hostia, mazo de divertido, casi salías rebotado hasta el techo por esa carretera. Aki en Cayambe, resulta ke no nos funciona la cartera y en los bancos no cambian dinero, así ke nos kedan unos 25$. hoy vamos de hostales, ya ke los sacos están impracticables y noha parado de llover y nevar hasta llegar aki. Nos kedamos en uno por 15$ los 2, y nos fuimos a la tienda de enfrente a tocar la guitarra, una tienda de instrumentos musicales donde conocimos a un pive ke resulta ke es el guitarrista de "Los Búfalos", un grupo muy famoso por sudamerika. Tras tokar un rato, de vuelta al hotel. Ponemos los sakos a tender, calados es poco, nunca los hemos visto así. Nos han dicho los "entendidos", ke todos los nevados de la zona oriental están así, es decir, los ke lindan por el Este con la selva, van a estar igual..., ya veremos ke hacemos, porke en este primer volcán hemos sufrido. Antonio se acuesta con el plumas.
Guitarrista de "Los Búfalos".
Día 4: Jueves 14 de Agosto:

Pues hoy nos hemos enterado ke hace dos días ha habido un terremoto cuyo epicentro ha sido el aeropuerto de Quito a las 3 de la tarde, osea, 2 o 3 días después de irnos nosotros. 5.1 en la escala Richter. Algunos muertos casas destrozadas y un avión chusteado en el aeropuerto de lado, jeje, vaya tela. ¿Qué pasará en Cayambe cuándo nos vayamos? Hoy, todo hay que decirlo, hemos dormido bien. Por la mañana una ducha con jabón de lagarto y tras recogerlo todo, ke lo habíamos puesto a secar nos hemos ido a ver si funciona la tarjeta, pero no, asi ke nos kedan 9$ para salir de aki e ir a Quito a cambiar euros por $ y ke nos chusteen en el banco central. Bien, el billete de Cayambe a la estación de Ofelia de Quito sale por 1,5$, bien barato el transporte aki. Según llegamos a Quito ya se intuye ke es una ciudad bien grande, anclada sobre un valle rodeada de montañas de 4.000 metros de altura. Quito esta a unos 2.200 metros de media, por lo ke aclimatar en este país es bien fácil, no hay ke hacer nada. Se nos olvida decir ke ayer comimos una chocolatina (un cacho de Toblerone) y medio bocata de queso manchego, además de medio litro de agua, por lo kehoy estábamos como medio drogados hasta ke compramos una garrafa de agua de 6 litros ke nos ha dejado como nuevos. Una vez en la estación de Ofelia de Quito hemos cogido otro bus (Trolebus) por 0,25% para ir al centro,
al banco central a cambiar, ke tiene cojones ke en ningún banco te cambien..., bueno, no sabemos seguro, ya ke siempre ke entramos en uno a preguntar, nos sale un madero con una recortada a preguntar ké keremos, y es él el ke nos dice ke aki no, ke en el banco central. Pues Antonio se ha metido por fín en el famoso banco central, y ¿Averiguais ke es lo ke ha pasado?, efectivamente, ke aki tampoco cambian (versión policial). Asi ke nos hemos ido a las casas de cambio ke nos han dicho (andando por supuesto, ke no nos keda dinero ya solo 5$, y como esas casas de cambio tampoco cambien, tendremos ke volver al aeropuerto a cambiar, jajaja, tiene cojones. Pero no, sí cambian, es más, les hemos regateado y nos han cambiado a 1,32$ cuando el euro esta a 1,33, así ke mejor casi imposible. Después a comer por 2,5$ 2 platos y limonada. Aki se llaman "almuerzos". Mientras comíamos un tio ha mangado en el restaurante un ekipo de músika, jaja. Ya se nos hicieron las 16:00, joder, como pasa el tiempo, y solamente nos kedan 2 horas de luz asi ke nos hemos ido a un parque a secar las movidas ke siguen empapadas y después al hostal "Puerto Rico", por el centro, siempre andando con los macutos a cuesta, ke aki la gente es muy comodona y coge taxis y buses para moverse 1 km..., asi están de gordos la mayoría. El hostal nos ha costado 16$ los dos, y después de hacer unos nudos de cabullería y diversas maniobras con la cuerda, fuimos a cenar. Curioso ver ke a las 21:00 no haya nadie por la calle andando, pero mil de coches y autobuses llenos de gente. Antonio se mete vestido en la cama pero solamente metido con su saco mojado, a ver si así se seca. Mañana veremos.

Día 5: Viernes 15 de Agosto:

Nos levantamos sobre las 8:00 del hotel de Quito. Hoy queríamos ver el tiempo que iba a hacer en el Cotopaxi. Lo miramos en un ciber por internet y en la página de Mountain Forecast ponía ke iba hacer sol a saco con pokito viento. En otras páginas igual, así ke nos pusimos manos a la obra para ir el pueblo de "El Chasqui", o "Machachi", el ke fuese más barato. Recogimos las cosas y cogimos otro bus por 0,25$ hacia la estación de Quitumbe al sur de Quito. Aquí en Quito tienen una flota de autobuses muy buena ke te llevan a todos lados de la ciudad por 0,25$, ke se pagan en la misma parada a una persona ke hay vendiendo los "boletos".. De esta forma se evitan las esperas y las colas para entrar en el autobus y es todo mucho más rápido. Ya en Quitumbe pillamos un autobús que nos dejaba en la misma puerta del parke de Cotopaxi. Costó 1,25$. El autobús, cojonudo, veloz. Las carreteras de Ecuador, lejos de ser una kostra, estan muy bien aunke son de peaje la mayoría por las ke van los buses. Tras una hora de viaje llegamos a nuestra parada, ke no es sino nada, nos dejó en medio de la autopista de peaje. Desde akí ¡EVA MARÍA PURÍSIMA!, se veía el Cotopaxi. Bueno, la mitad, la otra mitad estaba tapada por las nubes. Dimos la vuelta por un puente y llegamos a la entrada del parke sobre las 13:00. Aki estaba todo desierto hasta ke llegaron dos pives ke kerían subir a dar una vuelta al parke y estaban discutiendo en un coche por el precio. Nos metimos en la conversación y el del coche nos dijo ke no se podía subir sin guía. JAJEJIJOJU. Mentira. Eso no lo pone en ningún sitio, ni en la web del ministerio, ni en ningún sitio a la entrada del parke. Mientras chusteábamos apareció otro coche, volvimos a regatear y pese a las estupideces de los guías nos metimos en este todo-terreno por 10$ cada uno. Nos llevaría hasta el parqueadero (parking) a 4.500 m. de altura.. El total del camino son unos 25 km. Primero carretera bien asfaltada rodeada de pinos y poco más arriba carretera de grava sin apenas vegetación. De camino paramos en una laguna de cuyo nombre no kiero acordarme a 3.800m. Aki había un cartelito con dibujos y nombres de un montón de aves ke había. Echamos unas fotos y descubrimos ke este era el camino correcto para subir al Rumiñahui. Desde la laguna, el Cotopaxi apareció en toda su plenitud, levantándonos la moral para subir mañana.
Después seguimos con el coche por una pendiente mucho mayor hasta llegar al parekeadero.. Desde aki la visión de los glaciares del volcán es muy bonita, y las arenas rojizas del volcán son preciosas a sus faldas. Son las 16:00, asi ke con el solecito pusimos la ropa a secar y tras subir en 40 minutos al refugio en obras a 4.890 m., nos metimos dentro para plantar la tienda gracias al chivatazo de un chileno ke había pasado allí la noche anterior. Dentro del refugio no gota de aire. Al anochecer se fue todo el mundo y nos kedamos nosotros con todo el refugio en obras para nosotros. Acordamos acostarnos temprano para comenzar a andar sobre las 3 o 4, ya ke nos han dicho ke son de 6 a 7 horas de caminata hasta la cima. A las 18:30, dentro de los sacos y ya oscurecido nos dormimos, aunke muy mal y poco, ya ke los dos tenemos takicardías por la altura. Poco dormimos hasta el día siguiente ya ke comenzó una fuerte ventolera, con violines de fondo.

El tiempo es despejado con algunas nubes, pero mucho viento ke no ventiska.






Día 6: Sábado 16 de Agosto:

A las 00:30 nos despiertan unos tipos ke están en el primer piso. Los más madrugadores. El tiempo es horroroso. Joder, otra vez. Vientos huracanados, con ventisca ke se mete dentro de la habitación donde estamos con la tienda montada. No se ve nada además. No se si al final tiraron para arriba o volvieron abajo al parkeadero, la cuestión ke desaparecieron 30 minutos después. A las 2:30, otro grupo de gente. El tiempo igual de malo. Decidimos kedarnos metidos en la tienda hasta ke amanezca.. Amanece. Misma ventiska. Seguimos en la tienda. 10:00: El tiempo, lejos de amainar, esta arreciando, ahora es tan fuerte la ventisca ke se ve todo blanco en el refugio, aunke no tenga ventanas y este destrozado, no tenemos agua, así ke hemos cogido la garrafa de 6 litros y nos hemos dedicado a romper témpanos de hielo. Increíble lo rápido ke se deshacen. No sabemos cuanto tiempo tendremos ke estar aki. Subir ahora es inviable y bajar los 400 m. al parkeadero también, ya ke no hay nadie. 11:00; las cosas han cambiado, el tiempo sigue igual, pero unas 20 personas han subido al refugio. Luis dice de bajar e irnos a otro volcán, pero Antonio se kiere kedar. Luis, por no discutir acepta el kedarnos, así aclimataremos mejor y con mucha suerte podremos intentar subir al Cotopaxi. Algo hemos aprendido. Podemos dejar las cosas aki (saco, queso, libros y tienda), para no cargar con ello, ya ke los obreros parece ke no trabajan los sábados, mejor ke desmontarlo todo y esconderlo por el camino. También hemos aprendido ke esto no es bambi, o le echamos huevos para subir o somos unos maricones. Ya son las 13:00 y esto se ha convertido en un circo, desde las 11:30, no ha parado de subir gente a mansalva. Más de 300 personas así a ojo hasta el refugio.
Nosotros seguimos con la tienda puesta y nadie dice nada. Me extraña ke vengan con guías..., vaya ladrones, me recuerda un poco a los guías suizos en el Cervino, eso ke dicen ke te putean si vas sin guías. Parece ke si kieres subir a la cima sí tienes ke ir con guía y sino, no. Dicen ke si te ven en el control con piolets y esas cosas te las retienen hasta ke bajes si dices ke solamente vas al refugio..., ya sabéis, escondéis todo el material y listo. No hay mucho ke hacer, darse paseos por el refugio para coger frío y meterte de nuevo en el saco para calentarte. El tiempo va mejorando, la ventisca de nieve se ha convertido en viento húmedo, y van apareciendo grandes claros pero se cierran rápidamente. El viento sigue siendo muy fuerte.
Luis ha visto a un chaval ke sube con una tienda de campaña y le ha preguntado si kiere subir mañana. Tras la respuesta afirmativa, les comentó ke el mejor sitio para acampar es dentro del refugio en obras. el tiempo poco a poco va mejorando hasta el punto de despejar completamente,
momento ke aprovechamos para subir hasta el glaciar a unos 5.000 metros y así reconocer el camino para mañana, ke lo intentaremos, al menos ke no se diga ke los kostras somos unos maricones ke si no es con guía no suben...
El glaciar del Cotopaxi.
El camino no tiene pérdida, y además hay un riachuelito ke cae del glaciar ke aprovecharemos para llenar los botes mañana. Volvemos y el coleguita de tienda la ha puesto donde le dijimos. Se llama Iván, de 24 años, abogado y viene con su novia para visitar la montaña. Le gusta mucho el campo y es la primera vez ke intentará subir una montaña medianamente alta. También hay un señor ke se llama......., ke pensaba ke el refugio estaba abierto y ha subido sin nada de comer ni de beber. Le invitamos a queso manchego, ese queso de 4 o 5 kilos ke carga Luis. Al rato vienen sus colegas y nos acabamos reuniendo en el refugio haciendo una fiesta Iván y su novia, el colega con sus colegas y los 2 kostras comiendo queso, bebiendo ron de 15º muy rico, Gatorade y chocolates, aderezado con hojas de coca del colega nuevo ke es escritor. Muy buen ambiente. El escritor, el jueves 21 va a exponer su libro en Quito. Igual vamos a verle porke tenemos pensado subir 3 montañas ke hay allí muy cerca de Quito y fáciles de subir. Pues así hasta ke los 3 colegas se bajan tras hacernos unas fotos en el cartel del refugio y nos kedamos Iván y su novia y nosotros dos. Tienen una tienda de campaña enorme. Hacemos una fogata de puta madre y entramos en calor hasta bien entrada la noche, las 8 de la tarde y nos vamos a dormir. Kedamos en despertarnos a las 5:00

Día 7: Domingo 17 de Agosto:

Las 4 de la mañana y Antonio despierta a Luis para preguntarle la hora porke se está tomando unos ibuprofenos. Antonio tiene un ganglio del cuello inflado, además de una herida en el talón. En cuanto a síntomas de M.A.M., los dos estamos perfectamente, parece ke ya hemos aclimatado mejor. Las 5:00, las 6:00, las 7:00, las 7:30 y Luis se despierta y mira por la ventana. ¡Está claro!. Rápidamente los dos kostras nos ponemos manos a la obra y tras decirnos Iván ke pasan de subir, comenzamos por fín tras 7 días en Ecuador, el "atake" al Cotopaxi. Comenzamos por el mismo sitio por el ke fuimos ayer, sin ninguna complicación hasta ke llegamos al río y vemos ke está completamente congelado. Nos descojonamos, ya ke no tenemos agua, más ke 3 tragos cada uno. 
Hay algo de ventiska, pero el camino se ve perfectamente. Entramos en el glaciar, ya con los crampones puestos y nos cruzamos con un par de grupos ke vienen. Vienen con guías, más timados, o gente a la ke le importa más la cima ke el pasarlo bien, cueste lo ke cueste. Nos dicen lo de siempre, ke mucho ojo con las grietas del glaciar, ke con el deshielo se abren ¿No me digas?. Gracias de antenabo. El camino se empina en el glaciar, helado completamente con algunas zonas de acumulación de nieve. Cruzamos otra zona de arenas rojas y volvemos al hielo. Se aprecian enormes paredes de hielo, bueno, enormes no, de unos 5 o 6 metros de altura y algunas grietecitas por las ke pasa el camino ke no llegan a 20 centímetros de espesor. Eso sí, bien oscuritas, aunke así a ojo, no deben de superar los 5 metros de profundidad..., vamos, imposible caerse, como mucho, meter la pata dentro, pero habría ke ser gilipollas.
Llegamos a la cota de 5.250 m. Luis va el primero y Antonio detrás a unos 20 o 30 metros. Obviamente vamos sin encordar, aunke los dos grupos con los ke nos hemos cruzado sí..., normal, yendo con guía, ke menos. Además, cuando saludas y no responden al saludo, comprendes ke están bien jodidos y si no los llevas atados como a los perros, se te pueden caer por el glaciar rodando para abajo y menuda hostia, o meter la pata en la grieta, jaja. Normal ke estén así..., menuda nochecita habrán tenido ke pasar subiendo a las 2 de la mañana con toda la ventiska y sin ver la O con un canuto. Sigue la ligera ventiska, en algunos momentos fuerte, pero otros con algunos claros y abundante sol. Antonio esta muy cansado y askeado. Seguimos un poco más, ya dentro de lleno en el glaciar y Luis espera a Antonio a 5.300 m. Sabemos la altura porke el móvil ke lleva Luis tiene GPS. ¡Claro coño!, Luis Mansilla "Mountain Leader"..., tenían ke contratarle a él. Antonio llega 5 minutos después despotricando ke si estas condiciones de ventiska no son buenas, ke si no ha dormido bien, ke si no tenemos agua..., ke menuda mierda de camino empinado..., en fin, ke está destrozado y no puede dar un paso más. Además esta congelado, tanto los pies como las manos. Luis un poco de frío en las manos, los dedos también los tiene piripis, pero se ha puesto a kalentarlos intentando cerrar uno de los bastones de trekking congelados con una capa de medio cm. de espesor de hielo formado por el viento. Obviamente, imposible, eso sí, los dedos ardiendo, jeje. La cuestión ke Luis esta perfectamente, pero Antonio en las condiciones ke está no debe bajar solo, y al final, una vez más, la montaña nos vence, o más bien, le decimos "hasta luego". Bajamos juntos, otra vez será. El Cotopaxi es un volcán ke mola mazo, 100% recomendable aunke más masificado ke Peñalara o incluso ke el Mont Blanc los findes. A unos 5.320 m. nos bajamos, a unos 575 m. de la cima. El descenso bien, aunke Antonio hace alguna tontería como kitarse los crampones para un tramo de tierra de 200 metros y volvérselos a poner por la insistencia, casi obligación de Luis para volver a entrar en el glaciar congelado.
Son las 11:00 y casi estamos abajo ya. Nos decían ke se subía en 7 horas (horario de guías con clientes inútiles). Pensamos ke una persona en condiciones decentes sube en 4 horas y baja en 2.
Una persona bien aclimatada y con cojones sube en 3 y baja en hora y media o 2 de sobra desde el refugio. Ya abajo en el refugio parace ke estemos en Preciados, joder con los domingueros. Recogemos los bártulos y observamos ke Iván y su novia nos han dejado comida, jeje, además de una nota deseándonos buen viaje. ¡Gracias chavales, allí donde esteis! (Machachi), nos ha gustado mucho vuestro detalle y nos ha calado hondo. Una pena no haber llegado antes para despedirnos. Pues bajamos al parkeadero y no tardamos mucho en encontrar un coche ke nos baje a Machachi. Resulta ser una familia de al lado de un pueblo de Machachi ke tienen familia en
Boltaña (Huesca) y nos llevan gratis a Machachi porke siempre ke vienen a España les tratan muy bien. Muy majos la verdad, y más sus dos nietos..., vaya viajecito nos han dado en el parte de atrás del todo-terreno, cantando, jugando, peleando..., hemos comido en la laguna donde paramos para subir. Una vez más el queso ha triunfado. Pues sin más llegamos al cruce de Machachi en la Panamericana, y nos despedimos de esta familia tan maja.

Nos tiramos una hora para encontrar un hotel barato. Al final, tras regatear un rato con kedamos en uno por 14$, una kostra por fuera, pero lujoso por dentro. Nos hemos dado una vuelta por el pueblo y decidimos ke igual nos kedamos una noche más aki y así mañana subimos al Corazón o a los Illinizas o al Rumiñahui, ya veremos, el ke amanezca más claro, jeje. Comemos unas hamburguesas y volvemos al hotel. Resulta ke no hay luz en la habitación y nos llevan a otra con tele. Bien, ni la encendemos.
Gracias chavales, si algún día leéis esto...

Día 8: Lunes 18 de Agosto:

Hoy tocaba día de descanso activo regenerativo, pero acabo siendo un día hiper cansino, como todos. A 10 km. de Machachi tenemos el volcán Rumiñahui. Un poco más lejos el Corazón y más allá los Illinizas.

Illiniza Sur tapado por las nubes, el Norte a la derecha.
De todos estos, el ke mejor ha amanecido es el Rumiñahui (4.722m.). Además, para subir está muy bien indicado desde el pueblo. Parece una montaña sencillita, así ke para kitarnos el mal sabor de boca de habernos bajado de las dos anteriores, nos ponemos a seguir las indicaciones y empezamos a pensar ke esto no va a ser tan sencillo, empezamos a dar unas vueltas absurdas del 15... Como no keríamos pagar los 15 $ para subir hasta donde te deja el coche a 3.700 m., pues nos fuimos andando, pero pronto comprendimos ke íbamos a tardar mínimo 6 horas en llegar a la base, y como ya eran las 9:00, pues tocaría bajar de noche hasta Machachi, otros mil de km. y a las tantas. Así ke de caminos hacemos auto stop y nos rekoge una furgoneta ke pasaba y nos llevó un buen cacho, 5 o 6 km. Como nos vamos a kedar una noche más aki en Machachi, hemos dejado las mochilas en el hotel. Pues comenzamos a andar de nuevo por un camino empedrado con unas cuestas horripilantes. El volcán más ke parecer un volcán, es una montaña solitaria con paredes verticales muy bonitas y apetecibles para escalar. Pues tras 10 km. andando a toda hostia, se nota ke ya estamos aclimatados, ya ke hasta los 3.700m. no nos hemos cansado mucho a la velocidad a la ke íbamos. En condiciones normales seguramente nos hubiéramos cansado mucho más. Aki acaba la carretera, comenzando un camino muy bonito parecido a España.
Paisaje muy "Español".
Las vistas comienzan a ser mejores una vez ke vamos tomando altura, y el paisaje denominado aki como "Avenida de los volcanes" va tomando forma. Muy parecido a Galicia, incluso en los eucaliptos. Aki en Ecuador, casi todas las tierras cercanas a los volcanes son cenizas volcánicas, muy ricas en nutrientes, por lo ke toda la falda del volcán está llena de cultivos por los ke no puedes pasar. Muchas vacas y caballos. Por lo tanto, atravesar recto es muy difícil, incluso imposible y te obligan a dar largos rodeos.
Es lo ke nos ocurrió hoy. Una montaña-volcán en principio sencillo, hizo ke a 4.000 m. de altura estuviésemos reventados y fueran las 14:00, kedándonos aún 700 m. de subida dando rodeos como gilipoyas, por lo ke decidimos volvernos askeados por donde hemos venido. Por el momento 0/3 volcanes ascendidos, jejejeje, pero como nos la suda, pues nos bajamos. Aki en Ecuador la gente por lo general es muy abierta y amable, al menos por ahora, como los polacos. Pues nada, nos bajamos del carro como lo llaman aki y fuimos al hotel  Aki todo el mundo tiene todo terrenos, el 90%$ de los coches son todo terrenos, normal, ya ke muchos caminos, carreteras a estas alturas son de tierra, mejor ke tener ke asfaltarlas todos los años... En Machachi, punto neurálgico de ascensiones a volcanes hay muchos perros. Perros punkys, perros sarnosos, perros askerosos y perros limpios de ricos. De todo tipo. Después a cenar, un rato de internet, una duchita y a la cama. Llevamos 0/3, pero en 8 días hemos intentado subir a 3 montañas, 2 de casi 6.000 metros, 1 de casi 5.000, no está mal, aunke no hayamos coronado ninguna..., nos os preokupéis, los kostras siempre tenemos tiempo para todo.
Punto calavérico a 4.000 metros donde nos dimos la vuelta.
Mañana eso sí..., por nuestros santos cojones ke volvemos a subir, eso sí, pagaremos los 15 $ para ke nos suban a la base. A ver si iniciamos el casillero, aunke sea con un volcán más chikitín, no un nevado. Pues de vuelta un perro nos intentó acojonar y sacamos los cuchillos y e fue con el rabo entre las piernas. Después pasó una camioneta y nos acercó casi hasta la puerta del hotel en Machachi.


Día 9: Martes 19 de Agosto:

Nos levantamos temprano por enésima vez ya ke nos dormimos a las 20:00. Es lo ke tiene cuando anochece a las 18:00 y hay doce horas de noche. Nos compramos unos bollitos muy ricos y muy baratos para comérnoslo en uno de los parkes de Machachi. En este parke ponen música de fondo ke mola un montón, a ver si aprendemos en España. Después pillamos un taxi hacia el inicio de la ruta del Rumiñahui, montaña a la ke intentamos subir ayer, pero ke por falta de tiempo no llegamos más ke a 4.000 metros de altitud. El taxista un cachondo, iba a toda hostia porke decía ke "El tiempo es oro y el trabajo plata". A las 9:00 llegamos y comenzamos la ruta hacia la cima del Rumiñahui. El camino, como ya comenzamos ayer, muy parecido a los campos españoles, con trigo y árboles pekeños, además de mucho arbusto. El Rumiñahui amaneció nublado, como de costumbre, pero según avanzamos en altitud, las nubes desaparecen, no así el viento, ke levanta nubes de polvo, nubes de limo volcánico, ke se nos mete en la nariz provocando muchas mucosidades de color castaño y crujientes. No hacía mucho frío, ya ke el sol nos irradiaba con armonía desde arriba. Rápidamente, ya ke no nos habíamos comido 10 km. desde Panzaleo como ayer, llegamos a los 4.000 metros, al paso calavérico. Aki, loma tras loma, y otra loma más, ke no acaban nunca, llegamos a una zona a 4.100 metros de altura muy bonita y llana, además llena de árboles. También un pekeño riachuelo inocente ke viene de las montañas ke tenemos delante.El Rumiñahui, como ya dije ayer, no tiene forma de volcán, más bien parece un conjunto de crestas con diferentes picos. Uno de estos picos lo tenemos delante de nosotros, pero no es el más alto. Para llegar al más alto hay ke dar un gran rodeo por el Sur de la cadena montañosa. Nosotros estamos al Oeste del volcán, o del conjunto de picos, y el pico mayor se encuentra al Este de estas crestas, por lo ke nos tocará andar bastante por el Sur.


Decidimos plantar la tienda en este llano y cargar con menos peso, además de kargar con la mitad de las cosas, y poder avanzar más rápido. nos ponemos en camino. Pensábamos ke tardaríamos poco en subir..., nada más lejos de la realidad. Comenzamos una pekeña subida para llegar a un llano ke debíamos atravesar para seguir la ascensión a una loma a 4.275 m. Desde aki observamos el Cotopaxi en su apogeo.
No tenía más ke pocas nubes dispersas en sus faldas, hoy era un buen día para subir..., también se aprecian los Illinizas. El Sur con una ola de nubes ke lo cubre entero y apenas 2 o 3 km. al lado, el Norte completamente despejado, muy bonito. Pero sigamos nuestra ruta. Desde esta loma donde nos encontramos se puede apreciar el ascenso al primer pico de la cordillera del Rumiñahui, el ke tenemos en frente de la tienda. No es el mayor, por lo ke lo desechamos. Por el contrario, en nuestra dirección (Este, por el Sur de la cordillera), se nos presenta un pekeño circo, al cual debemos descender para volver a subir a los 4.300 m. en la siguiente loma. Nos pusimos en camino y bajamos hasta los 4.100 m. para volver a subir a 4.300. Fue muy cansino y pensábamos ke tardaríamos 15 minutos. Fue una hora en ir de lado a lado. Los volcanes con sus lomas  inofensivas engañan mucho. El viento seguía soplando muy fuerte y algunas nubes tapaban las cimas de los Rumiñahuis. Dentro del circo ni gota de aire. Al coronar esta loma eran las 12:30 y el mundo se nos vino encima al comprobar ke teníamos ke cruzar al otro lado, otro circo aún más grande ke este anterior. Había ke bajar a 4.000 metros para volver a subir a 4.300 m. Nos pusimos a hacer cuentas y comprendimos ke mucho camino de vuelta habría ke hacerlo de noche. Sin problema ya ke Antonio lleva su frontal. Luis no, porke los cabrones ke transportaban el ekipaje en los aviones le jodieron el frontal de una hostia. Este circo, pues os podéis imaginar, más cansino imposible. Bajamos en 10 minutos ya ke fuimos corriendo. Dentro de esta especie de circo (Ya ke no es un circo en sí, sino espacio entre dos lomas del volcán ke han sido erosionados por el agua), había un caballo ke provocó el pánico en Luis. Este caballo echó a correr en nuestra dirección y Luis estuvo a punto de volverse y ke le jodieran al Rumiñahui, menos mal ke Antonio fue delante y el caballo no se movió, ora y media después estábamos en la cima de esta loma, con casi 1.000 metros de desnivel positivo acumulado, y 12 km. de distancia reducida, además de 500 metros de descenso acumulado en nuestras piernas. Son las 14:00, y solo nos kedan 4 horas de luz. Si nos volvemos ahora, llegaríamos justos a las tiendas al anochecer a las 18:00. Sin embargo, apreciamos ke desde esta loma se aprecia un camino muy pisado ke asciende bordeando el siguiente circo ke tenemos delante, y parece ke se metiera entre las crestas hasta llegar a la cima mayor en frente nuestro, a 4.722 metros. Tras valorar, decidimos seguir el camino y ver a donde iba realmente. 15 minutos después el camino subía a saco hacia la cima mayor, así ke decidimos subir lo más rápidamente posible y volver de noche el menor tiempo posible. Para ello comimos algunas hojas de coca ke tenemos guardadas para momentos como este y nos pusimos en camino. El camino tenía bastante arbusto y mucha parte de ceniza volcánica de la ke das dos pasos y te resbalas en dos de ellos. Aún así, en 20 minutos estábamos en 4.500 metros. Es lo ke tiene ir dopado. Aki el camino se perdía un poco y más de 3 veces nos hizo dar rodeos para continuar por el lugar correcto. La cima mayor aún no se distingue del todo bien, y más por intuición ke por conocimiento exacto del mapa ke tenemos del ejercito de Ecuador, sabíamos ke era siempre la cima "de más allá", es decir, la de más al Este de todos los picachos. En una de estas vimos 2 o 3 cóndores ke nos dejaron helados, enormes observándonos desde arriba. Según tomábamos altura el viento aumentaba, y este ya no era un viento suave y cálido. Ahora soplaba con fuerza y frío, obligándonos a ponernos los guantes. Tras desechar unos cuantos picos más (el camino iba a media ladera a 4.500 m.), y salían varios brazos caminos directos hacia arriba, hacia picachos, o crestas o zonas entre picos ke no eran nuestro objetivo de hoy- Nuestro objetivo apareció al disiparse la niebla, el viento, entre las nubes, entre varios picachos y crestas 200 metros más arriba. Ya eran las 15:15 y decidimos continuar..., de perdidos al río. Parece ke el camino es sencillo y no tiene pérdida. En poco tiempo llegamos a 4.600 m. Sin embargo ahora había varios tramos de trepada y alguna ke otra vez estas trepadas no iban a ningún sitio y había ke volver para encontrar el camino correcto con la ayuda de unos pocos hitos diseminados y con pocas piedras en pie. Aún así llegamos a los 4.700 m. a las 16:00, ya muy cerca de la última cresta cimera. Solo nos keda el último risco ke salvar para llegar a la cima. A partir de los 4.600 m. aproximadamente había varios trozos de hielo y paredes muy blankeadas sobre todo por el viento frío.
Buscando el camino...
En este último risco perdimos mucho tiempo ya ke parecía ke había ke bajar hacia el Sur y después una peña trepada en la ke Luis se kedó blokeado ya ke estaba todo muy mojado y arenoso y si te kaías te podías hacer muuuucho daño. Bajó como pudo, ya ke por ahí no se podía subir y volvimos a donde antes. Antonio destrepó por el lado Norte, por un canalillo muy parecido al Almanzor. ¡Eureka!, el camino estaba abierto y destrepando 20 metros podíamos seguir por allí.
En la cresta cimera.

Uno último metros de trepada más por la cresta  y llegamos a la cresta cimera. 30 metros más adelante la cima. Allí solamente había un hito solitario, un poco mayor ke los del camino.

Los Kostras pueden estar orgullosos. Tras 7 horas de caminata, 1.500 metros de subida, 500 metros de bajada y unos 15 km. de distancia reducida, 2 kostras suben al Rumiñahui a 4.722 metros de altura. Luis con la camiseta de los kostras y Antonio con la de Pedrator. El próximo ke suba verá la palabra KOSTRAS grabada a pedradas en la cima.


El descenso sencillo al principio, pero muy peligroso al final. Eran las 16:30 cuando salimos de la cima y nos kedaba un largo trecho hasta la tienda.. Recogimos las mochilas a 4.600 metros, ke las habíamos dejado para no kargar con ellas en la trepada final. La bajada hasta la primera loma del primer circo fue rapidísima. En 45 minutos estábamos allí ya ke fuimos corriendo. Desde aki observamos una de las mejores vistas hasta el momento.
3 nevados: Cotopaxi a la derecha, Antisana en el medio y Cayambe a la izkierda a 150km. Magnífico mundo.
El cielo estaba totalmente despejado, aunke el viento frío seguía soplando con fuerza. La panorámica ke teníamos delante de nosotros no dejaba indiferente a nadie. En primer plano teníamos al imponente Cotopaxi con su pekeña y turística laguna debajo de sus faldas. Más al norte aparecía entre algunas nubes bajas el Antisana y más allá, a unos 150 km., el cono nevado del Cayambe, donde las pasamos putas una semana antes. Todo desde akí parecía tan amable..., parece mentira ke algo así se convierta para mucha gente en una trampa mortal. Los volcanes engañan mucho, y más se van vestidos de blanco.

Se nos hizo de noche al subir a la segunda loma, la del medio de las 3 ke debíamos ascender. Frontales fuera, queso dentro, pasas dentro y a seguir. En el Ecuador se hace de noche muy rápido y las estrellas no son las mismas ke en Europa, pero molan igual. El cielo completamente despejado, solo algunas nubes bajas. Íbamos muy trankilos y el segundo circo lo pasamos bastante rápido, aunke alguna vez nos salimos del camino, pero vamos, ke era muy difícil perderse. Difícil hasta ke llegamos a la última loma y el viento seguía siendo fuerte. pero lo peor fue la niebla ke nos rodeó por completo en un minuto. La nube se había colocado justo después de esta última loma (primera en el ascenso) a 4.275 m. Eran las 20:00 en punto. Visibilidad escasísima, apenas 5 metros y era muy difícil seguir el camino, ya ke no lo había propiamente dicho, más bien era un conjunto de caminos sobre polvo o ceniza volcánica ke se entrelazaban. Sabíamos ke delante de nosotros teníamos la bajada inicial hasta los 4.150m. después de un llanito otra bajada a 4.100 m. y el llano donde teníamos la tienda. Parecía sencillo, pero de noche y con niebla hiper densa, se convierte todo en sub realista. Nada parecía estar en su lugar. El llano era muy pekeño, la bajada inicial demasiado larga, y con demasiados cortados... "¿De verdad hemos venido por aki?". Luis pronto se dio cuenta de lo mucho ke nos keda por aprender, al no haber fijado un waypoint en el GPS del móvil en el lugar de la tienda..., bueno, de los errores se aprende y eso es algo ke los kostras tenemos muy presentes. Para la próxima seremos más precavidos. Al menos miró (por curiosidad), la altura donde plantamos la tienda, exactamente a 4.100 metros de altura, y esto nos servía de ayuda, menos es nada... En el llano os podéis imaginar ke cacao..., jaja, no sabes si vas recto, derecha o vuelves para atrás. Lo ke hicimos fue sacar el mapa, y deducir el lugar de la tienda. Muy fácil, al Oeste. Así ke con la brújula NO OLVIDÉIS NUNCA NI EL MAPA NI LA BRÚJULA ALLÍ DONDE VAYÁIS, fuimos trazando rumbos muy someros hacia el Oeste hasta encontrar algo ke nos sonase. nos cruzamos un camino ke iba de Norte a Sur (¿?!), no sabíamos por ké ni de donde había salido ese camino, pero nosotros seguimos hacia el Oeste y 10 minutos después estábamos metido en un boske con gran pendiente. Flipábamos, jaja, ya ke este boske por la mañana no estaba... ¡Como cambian las cosas de día y claro a de noche y con niebla!. Había grande árboles, de hasta 5 o 6 metros de altura..., decidimos volver. Rumbos someros al Este y llegamos de nuevo al camino Norte - Sur. Aki decidimos tirar al Sur por el camino para ver a donde iba y nos relajamos bastante al observar ke torcía hacia el Oeste, tomando una dirección SO, más o menos donde tenía ke estar nuestra tienda. Así bastante llano durante 5 minutos. El viento, recordemos seguía siendo bastante fuerte, y ahora dentro de la niebla, muy húmedo. No teníamos los sacos ni la rafia para hacer un refugio improvisado en caso de no encontrar la tienda, ya ke Luis la había dejado en la tienda para kitarse peso. Lo ke sí teníamos era l a manta de supervivencia y toda la ropa, asi ke en caso de tener ke pasar la noche al raso, algo de protección tendríamos. Sigamos nuestro camino hacia el SO.5 minutos después, y siempre, siempre, siempre, muy despacio, trankilos y sin prisas, justo antes de iniciar un descenso, nos cruzamos con uno de los carteles ke habíamos visto por la mañana al subir, uno ke decía ke nos kedaban 9 km. y llevábamos 6 cuando lo vimos. En toal 15. Antonio se lió a hostias con el cartel y Luis respiró aliviado. Parece ke íbamos bien. Este camino norte - Sur desaparecía constantemente, pero con la brújula seguíamos el camino correcto, la misma dirección, y algunas veces encontrábamos trazos del camino, menos marcado. Repetimos, en situaciones así, mantener la calma e ir siempre muy despacio. Algunas de nuestras huellas al subir nos confirmaba ke íbamos bien. Además el GPS marcaba los 4.150 m. antes del descenso, por lo ke confirmaba ke estábamos en el segundo llano.Ahora bajamos por el camino, bien marcado y llegamos a nuestro llano, donde tenemos la tienda. E un llano muy grande, con grandes arbustos y todo muy igual muy monótono. Recordábamos haber plantado la tienda al Sur del llano, donde la vegetación arbustiva era mayor y acababa la llanura. Además, cerca había unos pekeños laguitos formados por el riachuelo. Los buscábamos sin éxito ninguno. La brújula siempre en la mano por si teníamos ke volver a iniciar la búsqueda donde la habíamos perdido. Eso sí, ahora nos sonaba todo bastante, con todo decimos lo 4 metros ke vemos..., cruzamos un árbol muerto ke Antonio recordaba.
Giramos al Sur y la tienda no estaba. Solo se venía a 5 metros, podía estar al lado nuestra, cruzárnosla sin verla y estar toda la noche durmiendo al raso con la tienda a nuestro lado. Volvimos al norte con la brújula y seguimos un poco más al Oeste. De nuevo al Sur a ver si estaba ahí la tienda. Antonio enfocó algo de pasada ke no miró lo ke era, ya ke él kería mirar otra cosa ke había más allá, pero Luis dijo "¡Eh!, ahí esta", y Antonio volvió a enfocar y efectivamente la tienda estaba ahí, inmóvil, como un fantasma, muda, expectante, como si fuera un espectador de nuestro abatimiento. Sin embargo ¡NO!, bien contentos y orgullosos con sentimos al encontrarla, aunke eso sí, bien estúpidos también de no disponer de los medio mínimos de seguridad necesarios donde otros han muerto. Quesos y pasas adentro, miedos y pesares afuera. Nosotros a dentro del saco. Estuvimos oyendo unos 15 minutos un animal rumiar al lado de la tienda y dar pasos cortos al rededor, además de toketear la rafia constantemente donde hemos metido las mochilas para no molestar dentro de la tienda. nos dio igual, ya habíamos tenido bastantes horas de aventuras.

Día 10: Miércoles 20 de Agosto

Tras el día anterior tan largo, amanece como se acostó, nublado.
Niebla mañanera.
Teníamos la intención de reconocer los lugares por los ke habíamos venido ayer en la niebla. Efectivamente, al lado de nuestra tienda a unos 200 m. había árboles muy altos y en pendiente muy pronunciada..., increíble lo poco ke vemos los humanos si no es en momentos de tensión y peligro. Estaban donde tenían ke estar con la brújula ¡Cómo cambia todo del día la noche y de despejado a nublado...!. Estábamos muy cansados, no habíamos comido más ke un trozo de queso y el desayuno el día anterior. De agua habíamos bebido un litro y medio cada uno. Sólo pensábamos en llegar a Machachi y comernos kilos de hamburguesas. El camino de vuelta os podéis imaginar. Una cansinada increíble hasta llegar a los 3.700 m., lugar donde nos dejó el taxista. Teníamos su teléfono y pensamos en llamarle para ke nos llevase de nuevo al pueblo y ke le dieran por culo ya a esto, pero como somos unos kostras, pues se nos pasó llamarle y no nos apetece gastar dinero a lo tonto. Esos 15 $ son lo ke nos vamos a gastar en el hotel en Quito. Dijimos, ale, a andar. 2 horas andando por el camino más coñazo del mundo hasta que nos subimos a un camión que nos llevó al pueblo. Luis tiene los pies destrozados de andar con las botas. Antonio no tanto ya que se puso las zapatillas. Efectivamente, comimos las hamburguesas y después cogimos el autobús a Quito por 0,75$ cada uno. En Quito otro bus por 0,25$ y tras andar 15 minutos llegamos al hotel de la otra vez. Mismo precio, 16% los dos y a dormir un buen rato.El olor a pies increíble. Después a comer en donde siempre, donde Antonio descubrió que no hay que pedir trucha en Ecuador.

Día 11: Jueves 21 de Agosto

Hoy día de descanso pasivo total. Bueno, hemos andado un poco. De mañaneo Luis se ha ido  hablar por teléfono a una de las varias tiendas de telefonía que hay en Quito. Antonio mientras ha estado limpiando toda su ropa. Luis al volver limpió la mitad. Después al Parque "El Ejido", a secar la ropa pero tiene cojones ke justo hoy no salga el sol.
Después nos hemos ido a hacer hambre buscando tiendas de montaña y Antonio se ha comprado unas manoplas.
Ahora el Cotopaxi nos verá de nuevo, a ver si rinden esas manoplas. Después nos fuimos a ver la exposición de Álex Sánchez al Centro cultural de PUCE (Pontificia Universidad Católica del Ecuador). Álex Sánchez es el que nos regaló las hojas de coca en el refugio del Cotopaxi. Resultó que no había ni inauguración ni nada, así que hemos escrito algunas chorradas e el libro de visitas, así al menos se acordará de nosotros. Después, al irnos de la sala de exposiciones, que estaba dentro de la universidad, unas señoras estaban dando galletas y dado que no habíamos comido aún, pues nos hemos puesto a comer.
Secando la ropa en un día nublado.
Nos han dicho que las daban por la inauguración de una tienda, y que en ésta había un karaoke. Pues allá que nos hemos metido ya que no teníamos nada mejor que hacer. Después de escuchar desafines, Antonio se ha lanzado justo antes de que cerrasen el karaoke, y para finalizarlo se ha cantado "Jesucristo García", de Extremoduro como fin de fiesta. en puntuación ha sido el que peor nota ha sacado, jaja, pero estaba mal el cacharro porque no ha desafinado mucho.

Tras esto le han dado un frisby de regalo, pero es una mierda y seguramente lo echemos a volar. Luego nos hemos inflado a cenar para recuperar y a las 20:00 a casa, al hotel. Hemos echado cuentas y os quedan unos 19$ al día para gastar. Veremos si no tenemos que volver a cambiar...

0 puntos llevaba Antonio a la mitad de la canción.


Día 12: Viernes 22 de Agosto

Pues tras levantarnos y comprar comida en el "Gran Aki" de Quito, al lado del Parque de "El Ejido", un rato de internet y desayunar, nos hemos ido a coger el "Trolebus", un autobús que hay aquí en Quito, eléctrico y que es un peligro para los transeúntes. 0,25$ para ir a la estación de Quitumbe y de ahí por 1,25$ al cruce a la Panamericana para ir de nuevo al Cotopaxi, a ve si esta vez tenemos suerte y nos hace buen tiempo. No se tarda mucho, una hora y media o así en llegar a este punto y aquí había ya un taxi esperándonos para llevarnos por 20 $ hasta arriba. Lo de siempre, NO ES VERDAD LO DE LOS GUÍAS. El tiempo, parece mentira, es bueno, el Cotopaxi se ve entero, a ver si mañana sigue igual..., pues poco más hicimos, seguimos a pié hasta el Refugio "José Rivas" a 4.865m. y con sorpresa observamos que las obras van con mucho adelanto. Algo han hecho, sobre todo tapiar las ventanas y puertas para que no entremos. Pero da igual porque hay una ventana por la que sí se puede entrar y entramos. Dentro todo sigue igual. Subimos a nuestra habitación y plantamos la tienda. Aunque parezca increíble, está despejado y no hay viento.
Nos fuimos a dormir al anochecer, sobre las 18:30. Poco después, sobre las 20:00 oímos un ruido en la planta de abajo. nos despertó lo que fuera..., tiró un armario o algo y luego empezó a arrastrarlo, después iba de un lado a otro haciendo ruidos muy raros..., aún hoy seguimos sin saber que animal era, solo sabemos que estuvimos despiertos con taquicardias e hiper tensión hasta el día siguiente.

Día 13: Sábado 23 de Agosto

Una vez más, a las 00:30 nos despiertan los primeros montañeros que van a subir al Cotopaxi. Un poco después, más montañeros, todos con sus guías por supuesto. Nosotros nos levantamos a las 7:00 tras haber dormido medianamente bien a pesar del bicho enorme que estuvo debajo de nosotros haciendo ruidos toda la noche. Lo primer que vemos es que la bolsa de basura esta toda desperdigada por ahí..., ¿un zorro?. Lo siguiente y pese a haber estado toda la noche con mucho viento..., está despejado completamente. Además, se ven unas vista espléndidas y muy poco viento. Al NE, ante nosotros aparece el Antisana, y un poco más allá el Cayambe. En frente de nosotros, bastante más humilde que sus hermanas mayores, el Rumiñahui, montaña que subimos tres días atrás. 
No lo pensamos mucho y rápidamente cogemos las mochilas y nos vestimos. Lo habíamos dejado todo listo la noche anterior, la mochila lista, solamente cogerla, desayunar e irnos. Una vez más, lo dejamos todo montado, la tienda con los sacos dentro y algunas cosas más para no cargar con peso muerto. Llevamos agua (un montón que compramos en Quito), para que no nos pase como el otro día, como hace justo una semana. Pasas, móvil con GPS cargado hasta el culo y con el primer waypoint ya puesto en el refugio y poco más, (bastones de trekking, piolets, crampones, gafas de ventisca, guantes...), vamos, todo lo necesario para una ascensión de alta montaña, la subida al Cotopaxi a 5.897 m. La ruta comienza en dirección al glaciar, a la derecha del refugio y poco a poco va cogiendo altura hasta los 5.000 metros aproximadamente, en una ligera cuesta de tierra muy suave. El tiempo sigue siendo igual, poco viento y completamente despejado. Luis se ha puesto crema facial factor 50 en cara y labios, ya que no tenemos cacao. Antonio pasando. En estos primeros metros Luis no puede respirar bien ya que tiene taponada la nariz. No aguanta más y se suena los mocos que salen escopetados hacia el suelo. A partir de aquí ya fue mejor. La puta ciudad contaminada de Quito que hace que hagas mocos y se te quede la garganta sequísima. Cruzamos el río, con algo de agua que cae del glaciar, y nos cruzamos con los primeros montañeros que bajan, justo al comenzar el glaciar.. Todos han llegado a la cima y nos dicen que más arriba sopla menos el viento aún. Buena señal, aunque esperemos no encontrarnos la nieve muy blanda y que no se nos caiga encima un alud. También no meter la pata en una de las grietas del glaciar. Rápidamente nos ponemos a 5.300 metros, punto donde nos volvimos la otra vez. Algo más de una hora, las 9:30. Waypoint al canto. Todo nos va bien a los dos, por el momento nos sentimos muy bien, animados y descansados., además de hidratados, aunque Antonio aún no ha meado en todo el camino. Aquí la pendiente aumenta. Obviamente vamos sin encordar, todo lo contrario que los diversos grupos que nos vamos cruzando, que bajan destrozados con el guía detrás llevándolos con correa. Normal, si se escurren llegan hasta la tierra 300 metros más abajo y menuda hostia, jaja. A los 5.400 m. de altura hay una zona con grietas bastante más grande donde el camino se divide en varias posibilidades. Tras recular un poco nos decidimos por la opción quizás más lógica y rápida, saltar la grieta de lleno y de frente. Algo más de medio metro de grieta, con un metro de desnivel entre nuestro bloque y el que tenemos delante. La grieta tendrá 20 o 30 metros de profundidad, vamos, no se ve nada más que oscuridad. Primero salta Luis y luego Antonio. Easy!. Después Antonio pregunta: "¿Y ahora por donde vamos a volver?". Tras un lapsus, Luis le responde "Ya veremos" y seguimos adelante.
Varios bloques de nieve aparecen ante nosotros y el camino los va esquivando haciendo zigzags. Superamos los 5.500 y llegamos a 5.600 metros. Aquí, una corta travesía hacia la derecha tras haber superado la fuerte pendiente donde mejor no te caigas, ya que debajo hay enormes grietas en el glaciar y vas para dentro, jeje. Ya son las 10:30, llevamos 2 horas y media, vamos muy bien. Sin embargo, tras cruzar la travesía y afrontar los últimos 300 metros que aparecen ante nosotros, Antonio siente un continuo dolor de tripa. Caga, poco, diarrea. La coca dice Antonio..., como Luis cuando se cagaba en las patas abajo tras mambear coca en la selva amazónica 5 años atrás...(no te pierdas la entrada "Aventura Amzónica"). Comenzamos a subir más lento y en lugar de contar de 100 en 100 metros, comenzamos a mirar el GPS con más asiduidad. Por supuesto, seguimos marcando waypoints, que no nos entre la niebla y nos perdamos aunque el camino está taaaaan marcado. Además, hemos pasado por un par de balizas. El camino es muy evidente, aunque la cuesta nevada no ofrece apenas descanso. Mola observar como el cono volcánico se va haciendo cada vez más pequeño según subes más y más alto. El Cotopaxi, no lo olvidemos, es el segundo volcán activo más alto del mundo. A esta altura comienza a oler a huevos podridos, o a mierda. Antonio va primero y luis detrás siguiendo el ritmo más lento de su hermano y no esta seguro de si es el volcán o es Antonio que se ha cagado encima de donde viene ese olor asqueroso. 5.700m. Ya estamos a menos de 200 metros de la cima y el ritmo que pone Antonio es francamente lento. Caga de nuevo, esta vez en medio del camino. Igual de diarrea y sigue sin mear. Va lento porque si hace más fuerza para acelerar se caga encima. De nuevo, la pendiente muy pronunciada donde mejor no te caigas. Hay algunas formas muy caprichosas en la nieve, que si los tocas con el bastón o piolet se destrozan al instante. Un par de zetas y tras superar el primer lomo nos ponemos a 5.800 m. a menos de 100 metros de la cima. Antonio descansa y Luis detrás, ver oír y callar. Debajo de nosotros, en la travesía a derechas aparecen otros dos pives, que raro, pensábamos que eramos los únicos que subíamos a estas horas. Uno de ellos se tumba en el suelo y ahí se queda hasta que continuamos el camino. Solo nos queda medio litro de agua que decidimos reservar para la bajada. Luis llevaba 2,25 l. y Antonio 1,5 l. Recomendamos llevar 3 litros mínimo cada uno para la ascensión desde el refugio para cada uno. Un par de repechos después nos ponemos a 5.830 m. A 50 metros de la cima Antonio hace otra parada de 20 minutos, ya que se esta mareando y tiene algo de ganas de potar. Los dos pives de detrás ya no están, se han vuelto. Hace mucho calor y algunas nubes están viniendo ocultando el camino de vuelta. Las 12:30, y solo nos queda el último repecho, una pendiente de 60 º que se supera fácil con piolet-tracción, o como se llame. Después el último cono de 20 metros y llegamos a la cima. No hay nada. Un llano de unos 20 metros cuadrados con cagadas y meadas a los lados. Eso sí, la visión del cráter impresionante.
Lo curioso es que no lo ves hasta que llegas a la cima. Al fondo se distingue el Tungurahua escupiendo humo. El Chimborazo no se ve ya que un mar de nubes cubre toda la tierra. Es todo muy bonito y Antonio se ha recuperado bastante. Comemos las raciones de emergencia de la marina mercante de Noruega y ya de puta madre.

Como no, 2 kostras cantan Run To The Hills en la cima del Cotopaxi para celebrarlos. Las 13:00. 10 minutos después nos bajamos. Poco que contar del descenso. El último tramo de mayor pendiente lo bajamos sin problema y la grieta la suepramos por arriba sin riesgo. Algunos fragmentos de nieve y hielo caen rodando sin mayores problemas. En total, tardamos una hora y media en bajar a ritmo normal. Los guías dicen que se tarda 3 horas (¡¿). Cerca del refugio nos encontramos con Eduardo, un ecuatoriano que va a subir la noche siguiente con guía y que ha subido hasta el glaciar para aclimatar. Tiene tienda de campaña, así que le decimos que se quede en el refugio con nosotros. Comemos en el refugio los 3 y aparecen 5 chicas y un chico que también se van a quedar a dormir aquí..., ¿se habrá corrido la voz que aquí se puede uno quedar a dormir?. La cuestión es que ya tenemos la fiesta montada como una semana antes. Los 6 nuevos son de diferentes países de Europa excepto Óscar, el único chico que es peruano. no llevan tienda y son arquitectos por lo que a base de coger escombros y cosas de la obra del refugio acaban montándose  un chiringuito bien majo donde pasar la noche. Aún así, viendo sus sacos, dudamos bastante que vayan a pasar una buena noche y duerman algo..., tras cantar un montón de canciones nos vamos a la tienda a las 21:00 ¡Record!. como la tienda de Eduardo es de 3 personas, 2 chicas se meten con él ¡Que morro!. El día y la noche siguen siendo buenos.

Día 14: Domingo 24 de Agosto

A las 9:00 arriba, y nuestras sospechas son ciertas. Las chicas no han dormido muy bien. Domingo, y una vez está lleno de domingueros. Nos hicimos una foto con la gente y nos despedimos. Bajamos al parqueadero y con la ventisca..., tuvimos suerte el día anterior, nos montamos en una camioneta por 10$ que nos baja hasta Machachi de nuevo, como ya dije anteriormente, punto neurálgico para las ascensiones, aunque aquí no se ve a ningún montañero. Como no nos abría el hotel donde estuvimos la otra  vez, vamos al de al lado por el mismo precio, 16$ la noche, los dos.
Antonio quemado y desayunado.

Aquí, la recepcionista es retrasada mental, diferente, o boba, o simple,mente gilipoyas, no se entera de nada. Media hora para explicarle cualquier gilipoyez. Para empezar nos quería dar una habitación sin llave, el dinero se lo guardaba en una teta, y se quedaba en la habitación así mirando sentada en la cama..., vamos, un desastre y el Luis ya le preguntó la semana pasada y lo mismo, idiotizada. Le faltaba un cromosoma. Al final nos quedamos en una habitación decente, con tele, pero los armarios llenos de basura. Después fuimos a actualizar un poco el internet, cenamos donde siempre y poco más, el día no dio para mucho entre subnormales.

Día 15: Lunes 25 de Agosto

Tras quedarnos dormidos viendo peleas en la tele, fuimos a desayunar. Obviamente la de recepción seguía igual de idiota y subió a por la llave que habíamos dejado encima de la mesa, después nos abrió para irnos. El desayuno muy rico, unos bollitos que venden en todas las tiendas que está cojonudo. Después, tras el desayuno en el parque de Machachi con música de fondo, fuimos al TÍA, supermercado de aquí a comprar algo de comida y agua, ya que nos vamos al Illiniza. No sabemos si al Sur (5.248), porque nos han metido miedo con historias, o al Norte (5.125m.), que por lo visto se sube andando fácil, ya lo veremos más cerca. Hemos cogido un autobús por 0,36$ a "El Chaupi", pueblo donde cogemos un taxi por 10$ al parqueadero de la virgen a 3.950m.

Después fuimos andando un poco, una hora o así hasta encontrar un lugar a 4.290 m. donde plantamos la tienda bajo unas rocas cojonudas para escalar. Esta todo muy nublado, y en un momento que se ha despejado hemos visto el Illiniza norte con hielo en la cima. Muy bonito. A las 14:00 nos hemos metido en la tienda ya que estamos muy cansados, no hemos descansado nada, antes de ayer subimos al Cotopaxi. Una buena siesta. A las 17:00 arriba y a comer. Abrimos una lata de sardinas a cuchilladas y resultó que estaban asquerosas. Dejamos la mitad por la noche en una piedra, a ver cómo están cuando nos despertemos, con un poco de suerte, algún bicho se la ha llevado. Después otra vez a la tienda a ver fotos de estos días hasta que nos entró sueño y a dormir. El día ha sido un coñazo. Lloviendo cada media hora 4 gotas, al igual que la noche con algo de viento.


Día 16: Martes 26 de Agosto

Amanece ventoso pero con claros, y aunque amanece algo de lluvia el día parece que está bien. Desayunamos las sardinas asquerosas que sobraron ayer y algo de chocolate y nos ponemos en camino. Hemos decidido llevarnos la tienda con nosotros y plantarla más arriba, meter sacos y cosas, subir a la cima y volver a bajar a la tienda. La subida inicial muy suave, aunque comienza a nublarse muy rápidamente. Ya nos dijo el guarda de la caseta donde te registras y firmas que en caso de accidente, los del Parque natural no tienen la culpa de nada, obviamente  y una vez más, eso de que sea obligatorio un guía es mentira. Donde debería estar el Illiniza Sur hay una ola de nubes y aunque el norte está despejado, no parece que tarde mucho la nube en inundarlo a él también. Dicho y hecho, a 4.400 m., en un cruce del camino donde puedes seguir recto hacia el refugio o girar a la derecha por una ruta muy evidente hacia el Illiniza Norte se nubla completamente y se pone a nevar muy ligeramente. Mucho viento también. Esperamos sentados detrás de un terraplén para que el viento no nos moleste y aparece un tío con el que nos cruzamos ayer. Nos dice que la ruta hacia la derecha es la "Directa al Illiniza Norte". Desde luego va mucho más rápido, en lugar de bordear y afrontar por el lado más ventoso la pendiente helado de la cara N del Illiniza Norte. Un rato después seguimos el camino y llegamos a 4.560 m., plantamos la tienda en un llanito con varias rocas al rededor. Parece confortable. La niebla invade todo a nuestro al rededor y hay rachas fuertes de viento, nos metemos en la tienda a pasar el tiempo. Waypoint en el móvil de Luis. nos levantamos a las 13:15 y vemos 14 personas que bajan de la cumbre que se intuye 600 metros más arriba. A la que baja Luis le pregunta a uno de los guías cuanto se tarda en subir y en bajar. Dicen 3 horas en subir y 1:30 en bajar. Esto a paso de ingleses que se han caído 5 veces en 20 minutos que llevamos viéndoles bajar.. Así que como parece que se esta despejando nos preparamos y nos ponemos a la obra. A las 13:45 comenzamos a andar. La subida muy bien, ambos muy rápidos. El camino es muy limoso, las rocas, mucho polvo muy fino, mucha arena fina, ceniza que se te mete en la nariz al salir rebotado del suelo de la bota. Nos lo tragamos y esnifamos para cagar más duro. Rápidamente nos ponemos a 4.700 m. En 20 minutos, casi vamos más rápido que los ingleses bajando. Nos sentimos muy fuertes pese a la altura y no nos cansamos mucho, buenas señales, eso es que estamos bien aclimatados. Tras unas zetas llegamos a una zona donde hay mucha arena fina de color amarillo que se convierte en un auténtico coñazo avanzar, ya que caes 1 paso al avanzar 2. Típico de los volcanes. Nos desplazamos hacia la derecha para llegar a las rocas que tenemos allí para poder avanzar con mayor soltura. Sin quererlo ni beberlo, el GPS (siempre marcando Waypoints por si las moscas), marca 4.900 m. Una hora, las 14:45, vamos a toda hostia. Mola. Desde las rocas avanzamos con más rapidez y eficacia y llegamos en un periquete a la cresta cimera a 5.000 m. Aquí aparecen los primeros témpanos de hielo que se producen por el viento. Según avanzamos aparecen más. Antonio se zampa uno, pese a que Luis le avisó 30 segundos antes porque casi se lo come él. Se le mete el hielo por la espalda y es un cachondeo, jaja. 5.050 m.

Ya se aprecia la cima. Es una ascensión muy fácil, donde el mayor peligro objetivo es la caída de piedras. niebla, frío, viento y mal de altura también, pero son más fáciles de evitar. La montaña es muy bonita, con tonos amarillos y naranjas con grandes paredes amenazadoras y piedras sueltas y erosionables. Para el que no lo sepa y tenga curiosidad, hace muuuuchos años, el Illiniza era un solo volcán, hasta que pegó un ¡BOOM! y se partió en los dos que tenemos ahora. El Illiniza Sur lo hemos visto poco después de comenzar la ascensión, sin duda parece más difícil, aunque una vez que se llegue a la cresta parece sencillo seguir hacia la cima. La cima del Norte se nos presentó 20 minutos después, no terminaba de llegar, ya con mucha niebla y algo de nieve. Al contrario que el Cotopaxi y el Rumiñahui, este tiene una cruz arriba del todo. La cima es un kaos de piedras que amenazan con caerse encima tuya. La cara sur esta llena de témpanos de nieve a saco, desde luego, subir por ese lado es más difícil al lado del refugio que esta situado entre los 2 illinizas a 4.700 m. En la cima, a 5.125 m., la palabra KOSTRA dará la bienvenida ( si es que dura porque parece tiza que se vaya con el agua), a los siguientes montañeros que quieran subir a la cima para bajar.

Tras algunas fotos y ya con 3 cimas en nuestro viaje ecuatoriano comenzamos el descenso por el mismo sitio. Primero despacio, ya que los últimos 100 metros son de trepada fácil y después una vez llegados a la ceniza volcánica amarilla, a toda hostia derrapando hasta la tienda. Niebla todo el camino y lluvia. En total bajamos en 45 minutos y subimos en 2 horas y cuarto. No toda la bajada iba a ser tan bonita. Abajo, al lado de la tienda había 3 vacas o toros que se hicieron las remolonas hasta que se fueron. Luis como no, acojonado. Ya en la tienda no paró de llover hasta que nos dormimos. También, y lo más importante de todo era la cantidad de ruidos (o desprendimientos) que sonaban al Norte de nosotros en dirección al volcán Corazón. Salían de ultratumba y más de una vez nos dejó el corazón helado. BRRRUUUUUMMMMM,  y luego silencio o algún CRACH, CRACH, CRACH. De todas formas, la tienda la tenemos colocada en un buen lugar, pese a que son zona de paso de vacas y toros.
Cresta cimera al Illiniza Norte (5.125m.)


Día 17: Miércoles 27 de Agosto

Nos levantamos con dolor de espalda, la madre del cordero, qué mal hemos dormido. Se nos clavaba todo, eso sí, lo bien que quedaba ahí puesta, con esa pedazo de vistas a la avenida de los volcanes.. Hace mucho frío, son las 7:30 y ya no aguantamos más dentro de la tienda así que nos jodemos y arriba. Justo vienen andando 3 o 4 pives con su guía, la "Directa al Illiniza Norte". El poco tiempo que ha estado despejado vemos el Illiniza Sur y Norte nevados.
Illiniza Sur (5.248m.)

Illiniza Norte (5.125m.)


Además nuestra tienda tiene una fina capa de escarcha que poco a poco va cayendo. Los tíos llevan un paso hiper lento. No deben haber aclimatado mucho. Las mierdas de las cagadas de vaca están blancas y todo lo demás no, que curioso. Se nubla todo rápidamente y aparece el viento. Deshacemos la tienda y bajamos echando hostias al parqueadero de la virgen. Antonio hace mil de fotos a florecillas. Ya en el parqueadero, Antonio le reza a la virgen y le dijo "Si viene un coche a recogernos te follo". Pero no vino, así que una hora después de estar tirados asqueados nos tuvimos que volver andando. Un coñazo sobrenatural. Nos recordaba a la vuelta del Rumiñahui, solo que aquí el camino era de arena, mucho mejor que las piedras de mierda esas que hace que el pié se te reviente y doble 20 veces. No pasó ni un solo coche en los 10 km. de caminata, solamente pasaban hacia arriba, pero no bajaban. La puta virgen no quería tirarse a Antonio..., pues nada, peor para ella.
Al llegar a El Chaupi, ya reventados, entramos en una tienda de un hotel a comprar algo de comer. Antonio un yogurt por 0,84$y Luis 2 bollos por 0,50$. Luis dio para pagar 1,50$, y en lugar de recibir el cambio fuimos invitados muy amablemente a pasar a la sala de al lado a "descansar" y a tomarnos tranquilamente los bollos y el yogurt. Los 0,16$ ni los olimos, pero como no somos unos gringos subnormales (los gringos son los ecuatorianos en todao caso que pagan en dólares), pues Luis se chusteó un libro de una estantería que mola un puñado en inglés que se titula: "Fatu-Hiva, Back to nature". Luis esperó a que le diera el cambio, pero no hubo cambio, por lo que al cambio, el libro hizo de cambio. Justicia. Después cogimos rápidamente, como siempre en Ecuador un bus a Machachi (otra vez) por 1$ los dos y ya no paró de llover durante un buen rato. En Machachi fuimos al hotel de 14 $ los dos. Al de la retrasada, que no llega ni a system of a dawn no volvemos. Tras mamonear fuimos a internet, comer, etc..., etc..., y después a comprar un yogur de fresa y una brocheta con muchos tipos de cosas, carne, patatas, plátano, salchicha, por 0,60$, bueno, bonito y barato.. Luego al hotel, que aquí solo hay hoteles y no hostales, y según nos han dicho, que a saber si es verdad, los hostales son más caros.

Día 18: Jueves 28 de Agosto

A las 7:30 arriba y nos duchamos..., sin Champú. nuestro pelo da asco ahora mismo. Lo de siempre, recoger las movidas y desayunar donde siempre, en el parque guay con música de fondo. Bollitos de siempre y yogurt marca Tony. Descubrimos que en el parque también hay wifi. Joder, este parque es la puta hostia. Los mismos viejos en el mismo banco y los mismos kostras comiendo los mismos bollos en el mismo lugar. Tras mamonear un buen rato, al final nos decidimos y nos levantamos, es que estábamos agustísimo con el sol en el parque aplastados. Nos vamos a Riobamba y sin remordimientos. Pasando de ir a Quito, para que? Para ello hay que coger el bus en la panamericana Sur. La cruzamos. Nos dieron ganas de cantar el "Run to he hills" aquí también cruzando con los coches al lado. Pillamos el bus, 3$ cada uno,¡que caro!, pero joder, el viaje duró unas dos horas, sí que está lejos este pueblo. Nos pusieron una película de americanos super buenos, contra afganos super malos. ¿Qué pensarán los sudamericanos de todo este mamoneo?. Cruzamos pueblos bien importantes como Latacunga y Ambato y al final llegamos a las 14:00 a Riobamba. El día esta totalmente nublado y hemos intuido el Chimborazo a nuestra derecha. Lo primer que hacemos es buscar un hotel y nos quedamos en uno kostra por fuera y kostra por dentro por 4 $ cada uno. Hasta ahora el más barato, y sinceramente, el que mejores camas tiene, de hecho, nuestra habitación tiene 3, jejeje. Después a comer. Un sitio con un cerdo descuartizado en la entrada y camarera coge trozos despellejándole con las manos guarras. Después a la estación a ver cuando sale el bus para "El Arenal", mañana. Aquí, mientras esperábamos nos subimos a un puente y vimos el Tungurahua explosionando a escasos 15 km. escupiendo ceniza volcánica a saco. Se veía una nube, como si fuera una bomba nuclear que echaba los clastos a 15 km. de altura.
A nuestra izquierda comenzó a despejarse y vimos el Chimborazo por primera vez. ¡Que alto!. Parece que estemos en un país nuevo con montañas nuevas. A nuestra derecha tenemos el cerro "El Altar", también nevado como el Chimborazo y en Tungurahua, y más allá, a 70 km. el Sangai. Mola. Pues nada, seguimos mamoneando y nos decidimos por ir a comprar a un supermercado "Supermaxi", que nos ha dicho el del hotel, comida para mañana. Está algo lejos, y compramos mazo de cosas por 18$. Al salir hay una tía con una ruleta enorme.
Resultó que era un sorteo. Nos apuntamos ya que pueden participar las personas que hayan comprado y gastado un mínimo de 15 $ en el centro comercial. nos hace 5 preguntas, (4 de ellas de matemáticas, ya que siempre nos salía lo mismo...), y acertamos las 5 por lo que nos dieron una gorra y un estuche para meter cosas. Después volvimos al hotel y a cenar. Esto sí que moló. Andando hacia el centro, llegamos a un parque donde había mazo de gente bailando al ritmo de la música, y siguiendo a un líder que bailaba encima de una tarima. Iban a saco. Todos gordos y gordas. Que raro es ver a alguien delgado en este país, de 100 personas, solamente el líder.

Tras seguir mamoneando media hora viendo lorzas moverse seguimos nuestro paseo nocturno y esta cuidad de noche es como Bangkok, pero sin putis. También se da un aire a Las Vegas y a Lourdes. Todo hipercaro, así que volvimos para atrás y estaban poniendo la película de "Los 3" en una tienda. nos quedamos a verla hasta casi al final, sin sonido. Después a comer a un sitio de esos de almuerzo con sopa, jugo y seco de carne y luego al KFC otro plato que hay que recuperar. Al hotel a sobar.

Día 19: Viernes 29 de Agosto

Luis se levanta el primero para cagar. Se acuesta de nuevo. 30 minutos después otra vez. Fortasec. Se caga en las patas abajo. Luego va Antonio a cagar otra vez, pero él no tiene diarrea. Se va a ver si hay wifi por ahí, pero los del hotel de al lado lo han cortado. Que cabrones, ya saben que hay kostras al acecho. Pues de cabeza al Chimborazo. Estamos una hora en la estación de autobuses hasta que llega uno que va en dirección Chimborazo hacia el arenal o algo así. 2$ cada uno, hora y media de viaje. Nos deja en la puerta de donde te registras. El Chimborazo se ve despejado. Sus varias cumbres se ven bien blancas. La zona para firmar esta muy bien, muy grande y muy bonito. Mal asunto. Entramos y sorpresa. Nos dicen que necesitamos un guía de alta montaña para subir. Ya estamos. Esto nos pasa por venir andando, en lugar de pasar el control en un cochecito leré. Discutimos y discutimos pero no hay nada que hacer, aquí son unos hijos de puta. Nos joden el royo y un sudaka kostra que trabajaba allí dice que bajemos 500 metros por la carretera y en la hondonada subamos que llegamos al refugio en media hora. Esta era nuestra idea, y el tipo nos la confirmó. Decimos hasta la vista a los cabrones de la puerta de Moria, deseándoles a los ecuatorianos que residen en España que aprendan de nosotros que dejamos subir a la gente gratis y sin compromiso a nuestras montañas. Bajamos la carretera 500 metros..., ya estamos, seguimos bajando, kilómetro y medio..., total 2 kilómetros y medio con una ventolera horrible, y ya comenzamos a subir directos hacia el Chimborazo.

Vamos por una quebrada que debe de llenarse agua los días que llueva mucho. Para nuestra sorpresa hay hitos..., el camino secreto anti pago. Según los datos que tenemos, "Whymper", el primero en subir subió por una quebrada en este lado del volcán..., nos preguntamos si no sería éste mismo camino el que siguió y si fue él quien puso los hitos, jaja. Sí, sí, ya sé que somos unos flipados. El camino va en continua subida, lentamente y muy cansino. Aparecen algunas llamas que corren al lado nuestro. Hay mogollón de dunas, esto es un desierto del copón. Hace un viento horribleble. Como no, comemos y mascamos ceniza volcánica. A lo tonto llegamos a 4.780 m. Hay una llanura de arena y piedras grandes, todo un lujo para los bloqueros. Plantamos la tienda.

Ni que decir tiene que ahora mismo somos delincuentes escapados de la justicia ecuatoriana. En ningún sitio pone que se necesite un guía. Querían que dejásemos nuestro material de alta montaña, incluidas las botas ahí. Ni de coña, a ver que se han creído. Bueno, por este camino tampoco ponía nada, así que..., que les jodan a esos pringados. La excusa que ponen y os pondrán es que hay muchos muertos. Para nosotros eso no es excusa para pagar a un guía 200$ para que me suba en el peor momento y por el peor lugar. Pasando. El día está clarísimo y ya atardeciendo vemos la cara sur de este gigante de casi 6.300 m. (6.310m. según las antiguas mediciones y 6.268 m. según las modernas). El sol y el color rosáceo nos gusta.

 A ver que dirá nuestro GPS..., a la cama.

Día 20: Sábado 30 de Agosto

Amanece completamente despejado con algo de viento. Desayunamos y el sol poco a poco va saliendo. Nubes mañaneras surgen de la cima del Chimborazo y bajan por la ruta normal endiabladamente rápido. no sabemos que hacer si subir o que le den por el culo, hacer alguna cresta o que sabemos..., nos decantamos por llegar hasta el refugio y allí ya veremos. Nos la suda ya todo, que nos dejen, que no nos dejen subir, que les den por culo a todos. Por la noche ha habido ráfagas muy fuertes de viento y han roto un enganche de uno de los palos de la tienda. Parece que se pueda arreglar. Antonio quiere subir arriba, y Luis anda algo rayado, psicológicamente con pocas ganas. El camino comienza en ligera subida y luego bajada al primero de los refugios a 4.850m o así. No osamos acercarnos y pasamos de largo pasando por un lugar que parece un cementerio lleno de nombres y fechas. Seguimos adelante. Ya nos hemos decidido, vamos a tratar de subir mañana. Pero no seguiremos la ruta normal que sale desde el refugio segundo a 5.050 m. hasta la cumbre pasando por una zona muy peligrosa, donde fijo que caen peñascos. Subiremos a la cresta que hay justo enfrente, al N del refugio y dormiremos lo más arriba que podamos.

Así no tendremos que madrugar tanto. Pues dicho y hecho. Encontramos un camino que te lleva directo a la cresta, abajo del todo y lo seguimos. Aquí encontramos con gran alegría que hay un pedazo de camino hiper marcado y con mil de hitos por encima de la cresta. Lo seguimos y vamos mejorando los hitos que vamos encontrando por si tenemos que volver y se levanta la niebla.
El Cotopaxi al fondo, buenas vistas.

Ya hemos aprendido. Hace un día brutal, poco viento, pocas nubes..., si los hijos de puta de la entrada nos hubieran dejado pasar, ya estaríamos en la cima. Pues vamos por la cresta y tras desechar algunos buenos lugares para sobar por encima de 5.200m., nos paramos ya cansados a 5.350m. (300 metros por encima del refugio ganando quizás para mañana un par de horas), en una explanada con vistas inmejorables. Además, hay algunos vivacs montados, con pinta de no haber sido usados en mucho tiempo.. Plantamos la tienda en uno y la rodeamos de pedruscos por si esta noche hace el mismo viento que ayer.

Después, previendo la falta de agua, ya que nos han hecho estar un día más, bajamos a los deshielos del glaciar del NO, llevando los botes. Mala idea. Caen multitud de peñascos, pero si queremos tener un mínimo de éxito en lograr la cima del Chimbo, como lo llaman aquí (Kostrarazo, como lo llamamos nosotros), hay que jugársela un poco. En los deshielos llenamos los botes. La vuelta, como en Kostra Peak, de piedra gorda en piedra gorda cubriendo posible caída de piedras. Llegamos a la tienda sanos y salvos y filtramos el agua que era de color marrón. Ahora es de color marrón claro. Desde aquí, y pese a que los hijos de puta de la entrada nos habían dicho que el camino se había enterrado por la nieve, apreciamos perfectamente el camino a la cumbre Ventimilla, la primera que debemos atravesar a 6.200m.

Un rato después hicimos una pequeña observación del camino a seguir mañana, que pasa por una zona bastante peligrosa en estos momentos, a estas horas, la zona del "Castillo" lo llaman. Con muchas piedras de deshielo, así que deberemos subir mañana temprano para pasar con mayor seguridad por esta zona. Después volvimos a cenar y a la cama. Ponemos el despertador a las 5:45.

Día 21: Domingo 31 de Agosto

Dormimos bien, buena señal. Nos levantamos cuando comienza a amanecer y a clarear la tienda. Las 6:15. El despertador no ha hecho su función y eso que solo tiene una. que inútil. Pues hoy es el gran día, el broche de oro a la kostra aventura. ¿Seremos capaces de llegar a la cumbre de la montaña más alta desde el centro de la Tierra?¿Seremos los hombres más cercanos al sol de toda la humanidad?, (con permiso de la estación espacial claro). Abrimos la tienda y ni una nube. Por la noche el viento no ha soplado mucho, aunque hace mucho frío, de hecho las gotas de condensación de la tienda están congeladas y es como escarcha. La temperatura en el exterior así a ojo rondará los -5ºC a esta altura, 5.350m. Se aprecian varios volcanes en el horizonte, entre ellos el majestuoso Cotopaxi, precioso.
Cotopaxi, Cayambe y Antisana.

Salimos y tras desayunar nos ponemos en camino. Una vez más, lo habíamos dejado todo listo la noche anterior para ganar unos minutos. Aunque, como somos unos kostras, tras unas cosas y otras, hasta las 7:00 no salimos. La tienda, como ya dijimos está en la ladera OE del Chimborazo.por lo que el sol tarda en llegar mínimo un par de horas en llegar a este lugar. Pues el principio del camino, como habíamos previsto la tarde anterior, esta muy descompuesto con tramos de caídas de piedras muy peligrosos, aunque a estas horas esta todo congelado y aún se aguantan las rocas. Vamos por el lado Sur, con vistas al refugio 300 metros más abajo. Ligera pendiente de subida. El camino desaparece al poco rato e inevitablemente tiramos piedras hacia abajo al andar que caen con mucho estrépito. Si hay alguien sobando en el refugio (no creemos ya que están de obras, les estaremos despertando..., ah no, no, que la gente se levanta a las 00:00). Tras media hora de andar "ciegos" en dirección Este hacia la zona nevada del Chimborazo, el glaciar, bajo las amenazantes rocas y paredes de la zona denominada como "El Castillo", por sus formas características, decidimos ponernos los crampones, ya que hay varios tramos de roca y hielo y avanzar se esta convirtiendo en una pesadilla. Ahora mucho mejor, y decidimos remontar hacia las paredes mayores y encontramos el camino señalizado con algunos hitos desperdigados. El camino pasa justo debajo de la pared. Aquí el camino está completamente helado. Agradecemos el habernos puesto los crampones. A Luis se le sale uno, como no. Arreglado. Una hora de camino. Ahora vamos más rápido y llegamos al último torreón tras pasar por una pequeña cascada de hielo.
La zona del Castillo.

La zona es muy bonita. Desde aquí vemos los dos refugios e intuimos el camino de subida desde el segundo a la zona donde vamos a llegar nosotros en 15 minutos. Efectivamente, tras pasar el último torreón de esta zona peligrosa del Castillo, llegamos a la cresta. Esta cresta no es ni más ni menos que la misma por la que subimos ayer, lo que pasa que se encresta mucho formando estas paredes que acabamos de atravesar, y la única manera de superarlo es por debajo de la pared, por arriba, habría que escalar y pasando. Comienza a darnos el sol. Son las 8:30 y hemos tardado una hora y media en atravesar esta zona, demasiado, mucho tiempo perdido. Hemos decidido que a las 13:00 como muy tarde, estemos donde estemos nos volvemos, ya que volver de noche por esta zona debe ser peligrosísimo. Si ya lo va a ser cuando volvamos, a eso de las 19:00 o 20:00 puede ser jugarse el tipo demasiado absurdamente. No llevamos casco. Mal, muy mal, pero es lo que hay. Cuerda desde luego que tampoco, por mucho que se empeñe la gente en meter miedo. Bueno, mentimos, Luis lleva una cuerda de unos 4 metros, por si hay que hacer algo. Esperemos no tener que usarla. Aquí, desde la cresta se divisa perfectamente la ruta a seguir y desde luego parece mucho más fácil y sano que lo anterior. 

Estamos a 5.500 metros y ante nosotros se presenta un tramo de unos 150 o 200 metros de altura por la cresta de arena y roca. A la derecha la zona por la que sube la gente desde el refugio y a la izquierda la lengua de un bonito glaciar que cae con fuerte pendiente al valle del fondo. Allí es donde llenamos los botes de agua ayer. Ahora no cae agua, está congelado, aunque los primeros rayos del sol comienzan a calentar el hielo. Las rocas y arenas mayoritariamente son rojizas como en el Cotopaxi, aunque se intercalan con tonos negros, ocres, amarillentos, naranjas, tierras..., la mayoría es piedra Pómez, roca volcánica muy típica que pesa poco ya que tiene multitud de poros por los que iban los gases en el magma. Sirve para quitarse los callos. La cresta va en dirección Este y rápidamente tras alguna trepada divertida, nos ponemos a 5.700 metros, justo a la entrada del glaciar. Realmente ya estamos encima del glaciar, pero está tapado por las rocas. Ahora, al tomar mayor pendiente la ladera, y coger mayor altura, las rocas no se sostienen tanto y caen, quedando solamente una gruesa capa de mayor tamaño de hielo y nieve que un poco más abajo. Hacemos una paradita corta. Comemos, bebemos  vemos el paisaje. Por un lado la cresta que acabamos de pasar, un poco más lejos en la misma dirección "El Castillo" y un poco más allá nuestra tienda, aunque desde esta altura aún no se divisa.

Por el otro lado tenemos el inicio del glaciar. Podemos decir que primero hay una parte de hielo hasta una zona rocosa. Desde allí otra fuerte pendiente hasta el final de unos seracs que quedan a la izquierda. A la derecha un barranco donde mejor no te caigas si vas sin cuerda ni casco como nosotros. El camino a seguir que no se ve es por toda la loma. Recto y evitando hacer zetas en la manera de lo posible ya que cuanto más cerca del barranco de la derecha y más cerca de los seracs de la izquierda, mayor inestabilidad del hielo y más posibilidad de formación de grietas, así que tirando recto a saco. Tras esto, se aprecia muy bien el camino a seguir hasta que se pierde en una loma blanca más arriba. Nos ponemos las gafas, porque el sol comienza a reflejar mucho en el hielo. Sigue sin hacer viento y las nubes mañaneras de la cima aún no han hecho acto de presencia. Ayer a estas horas, nubes blancas caían por esta pendiente a gran velocidad. Parece que hoy tengamos más suerte. Nos ponemos en camino de nuevo. Rápidamente llegamos a la zona rocosa. Hay algunas marcas, como banderitas de colores desperdigadas, que pueden significar varias cosas, desde peligro, grietas, camino incorrecto, correcto..., como no lo sabemos preferimos guiarnos por el instinto e ir por donde consideramos mejor. Otro descansito y en pié. Ahora viene el tramo con los seracs a la izquierda. Resulta ser bastante más largo, empinado y cansino que el primer tramo. Se nos hace eterno y si bien tenemos una buena aclimatación (no olviden los lectores que en estos 20 días hemos subido a 3 montañas, una de casi 6.000 metros y dos de 5.000 metros., además de un intento fallido el primer día al Cayambe, otra de casi 6.000), nuestros pasos son lentos y pesados, pese a que pensamos que vamos bien rápidos. Algunas grietas de pequeño tamaños, medio metro o así se cruzan en nuestro camino. Si te caes con estas condiciones climáticas que tenemos es o porque eres imbécil, o porque tienes un M.A.M. que no te tienes en pié. Las 11:00 y estamos a 5.950 metros de altura. 4 horas para 600 metros. Vamos fatal de tiempo, sobre todo por el primer tramo, que si nos hubiéramos sabido el camino, en 20 o 30 minutos nos lo hubiéramos hecho en lugar de la hora y media que hemos tardado. Pero, nos da igual y decidimos ponernos serios y tirar un poco más fuerte ahora, por las pendientes de hielo que nos tocan, a ver a donde llegamos. Detrás de nosotros vemos los dos refugios. El primero de ellos está lleno de coches y hay mucha gente por la zona, al igual que el segundo refugio. Seguro que nos están viendo como dos puntos, uno rojo y otro negro moviéndose lentamente hacia la cima del volcán. Ahora el camino está perfectamente marcado. Fuerte pendiente haciendo zetas o recto a saco, según el tramo. Fuera del camino hay estructuras de nieve y hielo similares a las que vimos en el Cotopaxi. Lo achacamos a estructuras formadas por el fuerte viento de la zona aunque sigue sin hacer ni gota de aire por el momento. De hecho, nos hemos quitado el forro polar. Ahora hay un tramo con algo más de nieve suelta, aunque sigue predominando el hielo. nos sentimos bien física y mentalmente así que seguimos hacia delante. Poco después, y como si hubiera una barrera invisible, a los 6.000 metros exactos comienza a soplar un viento muy fuerte que nos obliga a ponernos toda la ropa que llevamos, guantes manoplas..., mucho frío de golpe que hace que dejemos de sentir por algún tiempo los dedos de los pies y algunos dedos de la mano. Nada que no se solucione dando palmadas. Cada uno vamos con un piolet y un bastón de trekking.
Algunas grietas del glaciar.

A las 12:00 el sol está encima de nosotros y el viento ahora no sopla como hace 20 minutos. Además, el frío es bastante soportable. Ya estamos a 6.100 metros y Luis anda algo mareado, con dolor de cabeza muy ligero, pero podemos seguir. Antonio esta bien. Nos ponemos a pensar que en estos momento somos las dos personas más cercanas a Papá sol, y los más alejados del centro de Mamá Tierra. Uno no puede evitar sentirse especial al pensar cosas así, orgullosos de hacer cosas de este tipo. Cosas que requieren un sacrificio, pero que ni lo más duro y difícil físicamente del mundo, pueden compararse con la alegría de saber que eres capaz, de estar ahí. La recompensa al sudor, al dolor, al esfuerzo, al gasto que supone. Pero merece la pena y nos convierte en mejores seres humanos que al fin y al cabo es el único camino a seguir en esta vida. Nos hace felices. Una tras otra, las rampas de hielo van quedando atrás, y la loma cimera del Chimborazo menor (Cumbre Ventimilla), va perdiendo pendiente por fín. Las 13:30. El Cotopaxi aparece ante nosotros 100 km. más allá. El Tungurahua en frente nuestro escupiendo ceniza volcánica del centro de la Tierra. Muchas nubes debajo de nosotros. La cima de la cumbre Ventimilla, a 6.225 metros de altura se nos presenta como un laberinto de nieve y hielo con multitud de grietas por todos lados.

Un poco más allá la cumbre mayor del Chimborazo, apenas 40 metros por encima de nosotros, y un kilómetro más para adelante por este laberinto. Si hubiera nevado un poco se podría avanzar recto, pero a estas horas, por este laberinto de grietas de varios metros de altura, vamos a tardar mazo en ir y mazo en volver, lo menos 2 horas, así que comprendemos que lo mejor es quedarnos aquí, para nosotros un exitazo. Ir hasta allí, supondría bajar de noche por la zona del Castillo, y puede ser muy peligroso. ¿Qué es mejor, nos preguntamos, seguir, ver lo mismo que desde aquí, y bajar de noche sin ver las piedras que nos van a caer, o volver ahora, ver las piedras del último tramo si caen y poder evitarlas y volver a ver a nuestros seres queridos?. Para nosotros está claro. Esto no es un juego donde solo participamos nosotros dos. Esto es la vida, y la vida no es solo tú y tus aventuras. Hay gente que te sigue, que te observa, que te siente, que te quiere y que te necesita. De ti depende. De nosotros depende. Y decidimos bajar ahora. Llegas hasta allí supondrían dos horas más calculamos. Nos acordamos de todos vosotros y ardemos en deseos de contároslo. nos vamos para abajo, no sin antes hacer una foto del GPS.

Bajamos lentamente, aunque rápido, que no hay que dormirse en los laureles. A Luis le duele la cabeza ahora con más fuerza y baja él el primero marcando el ritmo. Antonio sigue perfectamente aunque muy cansado. Uno tras otro vamos pasando los tramos de nieve y hielo por los que acabamos de subir. En 2 horas y media llegamos a la cresta de arena. Las 16:00. a las 17:00 cruzamos el Castillo. Cayeron algunas piedras, y las esquivamos como siempre detrás de otras más grandes. De noche esto sería una lotería, así que mejor no. Ya en la tienda, Luis se siente mucho mejor. Hemos olvidado cantar el Run to the hills en la cima de la segunda cumbre del Chimborazo, la cumbre Ventimilla, así que lo cantamos ahora tras hacer arte rupestre durante 1 hora en la que acabamos destrozados..., después a dormir y a descansar de este largo y duro día. Hoy nos sentimos mejor que ayer, más cansados, sí, pero mejor.



Día 22: Lunes 1 de Septiembre

Nos levantamos de esta nuestra segunda noche a 5.350 m. No hemos dormido del todo mal, aunque ya no nos duele la cabeza. Ahora tenemos algunas agujetas, sobre todo en los gemelos y cuadriceps, es lo que tiene andar con crampones. La zona donde estamos nos ha quedado bien maja, con la palabra "KOSTRAS" en la ladera a base de piedras y nuestro lecho rodeado de rocas.

Una vez más, ha hecho una noche espléndida y el día amanece sin una nube. Los Illinizas, el Cotopaxi, incluso el Antisana o el Cayambe parece que asomen en el horizonte.
El Cotopaxi a 150km.

Como no tenemos mucha prisa esperamos a que el sol de en la tienda y se derritan un poco los trozos de hielo y escarcha. A las 8:00 ya nos ponemos en pie. No hace frío y podemos estar sin la chaqueta bien. Cogemos algunas piedras de recuerdo (siempre lo mismo) y bajando para Riobamba. En lugar de ir al refugio y de allí a la zona de control de visitantes, ya que fijo que se acuerdan de nosotros. Además, nos han visto de sobra subir ayer, y como cuando pasas por el control tienes que decir qué es lo que vas a hacer, y no hay nadie subiendo ni por asomo, habrán dicho "¿Ésos que suben no serán los dos kostras españoles de hace dos días que no querían pagar por subir?". Pues efectivamente, somos nosotros, hijos de puta.

Pues eso que para evitar movidas y pasar delante de ellos vamos a ir dirección OE a saco a una curva de una carretera que vemos al fondo y allí parar un coche o un autobús que vaya en dirección Riobamba. Nos queda un trago a cada uno de agua, es lo que tiene cuando hay hijos de puta sueltos. Bajamos la cresta por la que subimos y encontramos algunas piedras con laminaciones o bandas que parecen obsidianas. Muy bonitas, las cogemos de recuerdo. Nos salimos de la cresta un poco y ya tomamos dirección OE sin ser vistos por el refugio ni el control, no vaya a ser que den chivatazos entre ellos. Luis se cae dos veces (cansancio o altura o que se tiene que caer todos los años). Acaba hasta los cojones. Después el camino llanea bastante y la visión de la cara OE del Chimborazo mola un montón.

Similar al Daulaghiri y no tiene nada que envidiarle. Algunas nubes de evolución mañanera aparecen sobre el volcán y van bajando por su ladera. Sigue siendo todo un desierto de arena y roca a pesar del enorme glaciar que cae por cada lado de la montaña, lo que pasa que la ceniza del suelo chupa toda el agua y la mantiene debajo hasta muchos kilómetros más adelante que pasan a formar parte de los ríos del Ecuador, entre ellos el Amazonas. Más abajo algunos charcos salen a flote y las llamas corren y gritan con nuestra presencia.

Tras una caminata no muy larga y rápida llegamos a la carretera. Allí dos llamas tratan de cruzarla, pero no pueden, de hecho el autobús que cogemos esta a punto de atropellarlas... 1 $ por cabeza hasta Riobamba. De pié y hasta el nabo. Este pueblo es el descojone por las noches. En un parque, a ritmo de salsa, bachata, bakalao, techno, lo que sea, baila mazo de gente todos los días. Creo que ya lo comenté. Kilo y kilos de lorzas ecuatorianas moviéndose.
El Chimborazo desde la carretera donde cogimos el autobús a Riobamba.

Nos tomamos un almuerzo cada uno (sopa de primero, un jugo (zumo), seco de pollo o carne, o chancho, osea, un trozo de pollo o cerdo o vaca con mazo de arroz y una salsa de algo). Luego cenamos de nuevo en un parque un montón de pinchos morunos que una tía vende por ahí en todo el medio. A la cama.

Día 23: Martes 2 de Septiembre

Iglesia de Baños.
Nos levantamos, nos duchamos, (la segunda vez que nos duchamos) y nos vamos a la estación de autobuses a desayunar. 30 minutos después descubrimos que desde esta estación no salen autobuses para Baños (lugar donde esta el último de los volcanes que queremos subir, el Tungurahua 5.023 m., tercer volcán activo más activo del planeta). Tenemos que ir a otra estación a 5 km. Nos vamos andando y acabamos con la espalda destrozada como no podía ser menos. A las 13:00 sale el autobús y tras dos horas llegamos a Baños. El trayecto en línea recta desde Riobamba a Baños es de 40 km. No entendemos como tardó tanto, ya que iba a toda hostia, menudo rulo debió de dar. El Tungurahua lo vimos echando humo de camino, pero esta hiper nublado. Este pueblo esta rodeado de montañas y hay un río enorme al lado (el río más grande que hemos visto hasta ahora en Ecuador). Nos quedamos en una habitación cojonuda por 6 $ cada uno., con wifi, baño, y demás pijadas. nos vamos a comer a las 17:00. Damos una vuelta y rápidamente ves que este lugar no es lo que era. Antes fijo que no había tanto gringo.
Luis y un borracho.

Antes fijo que no había tantos hoteles, hostales, hospedajes..., antes seguro que no había tantas tiendas de multiaventura.

Antes seguro que no había tantas luces. Antes seguro que no había tantos hippies falsos, descalzos que pagan por todo. Dios mío, pero que asco. ¿En qué se ha convertido esto?, seguro que si el volcán hiciese un buen BOOM, se iría toda esta mierda a la mierda y volvería a ser lo que era. Con gente normal, que se dedica a vivir, y no a vivir a base de los demás. Seguimos sin saber qué cojones tiene este pueblo que es tan famoso. Debe ser la ubicación, ya que es medio selva y tiene cascaditas. Pero aún así, ¿Por qué todos los falso hippies vienen aquí? A ver si mañana lo descubrimos. Fuimos a cenar a un sitio donde un "gringo" estaba trabajando de voluntario en el "Restaurant", como ponía en la puerta. ¿Pero aquí necesitan voluntarios?. El sumun del absurdo. Incomprensible para una mente despierta. Lo más normal del mundo para una mente nublada. En fin, mejor a dormir al hotel, ya que no sabemos qué hacemos aquí. Esta todo lleno de mosquitos.
Cartel de evacuación del pueblo en caso de erupción.


Día 24: Miércoles 3 de Septiembre

Nos levantamos y nos ponemos a ver la tele, una película de Michael Douglas en la que pelea y derrota en cruenta batalla a un chino. Después en el final le da dos lingotes de oro a otro chino. Luego una de submarinos en la que un pive tiene ladillas en los huevos..., vamos quien no lo haya pillado todavía es que es tonto. No sabemos qué hacer. Nos quedan menos de 70 $, y tenemos que aguantar. Nos decidimos por quedarnos una noche más aquí y alquilar unas bicis para subir a "La casa del árbol", un mirador donde se ve más de cerca el Tungurahua, pasamos de subir, además esta hiper prohibido..., como siempre, y tendríamos que liarla parda. Ya estamos cansados y pasamos, jeje. Lo que pasa que esta super nublado y no se ve absolutamente nada, pero nos la suda, porque vamos a subirnos un puerto de 1.000 m. en 8 km. Descanso activo regenerativo, y eso que queríamos descansar ya hasta volver a España... Nos pillamos las dos bicis por 5 $ el día entero y nos ponemos en marcha. 10 minutos después comienza la subida. Joder, menuda subida. Reventados. Nublado es poco, comienza a llover de manera intermitente, asados, sin mochila, y con poca comida. Nos adelantan muchos coches que nos dan ánimos. Mucho gringo en taxi que son gays y solo sirven para bajar.Mil de vueltas y cuando quedan 3 km...., ZASCA, la carretera se convierte en una jodida basura, tenemos que bajarnos, mil de piedras, como en todos los volcanes.
Hasta la polla de la carretera.

Una mierda para gilipollas. Normal que los coches se jodan. Unos 30 minutos andando hasta que llegamos a esto de "La casa del árbol". No es si no un chiringuito con un árbol y una casa de madera en él, y un columpio que si te quieres montar tienes que pagar 0,5 $..., jajaja, vamos, os podéis imaginar que gringuez. Sigue sin verse nada, se supone que el Tungurahua está ahí al lado, pero vamos, el viaje de los tontos, aunque poco a poco se esta despejando. Comienzan a venir mil de gringos, de todos los países, y al final nos juntamos un montón. Mientras Antonio habla con unos, aparecen 3 colombianos con 3 guitarras que vimos la noche anterior y nos miramos así de arriba abajo en el pueblo, jejeje. Antonio no puede más y le pide la guitarra a uno. Ya la hemos liado. Comenzamos a cantar, tocar con ellos y la fiesta ya está montada. Cervezas y hojas de coca a mansalva. Al final nos acabamos tomando todas las hojas de coca que compramos en el Cotopaxi de fiesta, jaja. El volcán comienza a verse, pero esta tranquilo y no parece que vaya a erupcionar. Tras dos horas, el del chiringuito invita a los 3 colombianos a tocar para que se saquen unas perras y allí vamos todos. Más cerveza, y menos dinero, jaja. Se ponen a tocar y al minuto el volcán hace BBBOOOOOOMMMM!!!!!!!, y comienza mazo de humo a salir de su cráter. Momentazo. Le energía de la cerveza y la coca ha hecho su efecto. Desde entonces este trío de colombianos se llama "Erupción". ¿Qué mejor nombre?.
Los 3 colombianos.

Pues así hasta que comienza a anochecer y nos bajamos el puerto a toda hostia.Adelantamos varios coches que alucinan, por poco nos hostiamos, como siempre. En menos de 10 minutos estamos abajo, cuando en subir tardamos más de una hora. Luego fuimos al super y nos pillamos más cerveza, que hemos quedado con los colombianos para salir por aquí a celebrar los 2 5.000´s y los 2 6.000´s que hemos escalado, que habrá que celebrarlos bajo la atenta mirada del Tungurahua. La fiesta duró bastante. Se nos unieron Sixto Pérez, guía local que era un jefazo y su clienta Ana María. Sixto nos consiguió todo lo que queríamos para la noche. Era ron. 3 botellas. Barato y rico.
Provisiones.

Empedil los 7 a más no poder mientras tocábamos por ahí en los bares. A las 4:00 de vuelta al hotel. El móvil murió en cruenta batalla, esperemos que se hayan salvado las fotos y los vídeos, porque si no, tendremos que volver a subir, jajaja.



Día 25: Jueves 4 de Septiembre

Resacón. Durmiendo todo el día, poco que contar. Decidimos quedarnos un día más aquí en Baños y volver mañana directamente a Quito. Visita de los colombianos a las 23:00. Adormir de nuevo.

Día 26: Viernes 5 de Septiembre

A las 12:00 cogemos el autobús para Quito. 3,50 $. Bien barato y tardamos 3 horas y media en llegar. En Quitumbe, el trolebus, como siempre, 0,25 $ hasta el centro al parque El Ejido a cambiar 100 $ más porque hemos chusteado a más no poder y nos quedan 5 $, vamos, que casi no llegamos a Quito, de hecho, como no tenemos dinero para comida, estamos comiendo las raciones de emergecia de la marina mercante de Noruega que nos trajimos de Madrid, tiene cojones que al final nos comamos siempre estas cosas en las ciudades en lugar de en la montaña. Tenemos hambre. Después vamos a arreglar el teléfono móvil de Antonio. En una hora lo tienen, así que nos vamos a tomar unos zumos de manzana y fresa que nos sientan de putísima madre. Al terminar entra una loca que toca a Antonio y después se pone a hablar con dos clientes. A los 10 segundos estalla de ira y se pone a insultarles, poniéndoles a parir. La policía pasaba del tema, pero nosotros, como teníamos que hacer tiempo, nos quedamos todo el tiempo viendo el espectáculo. Volvemos a la tienda y resulta que el móvil no tiene arreglo. Se ha jodido por dentro, el corazón según la de la tienda. Probamos en otra tienda y otra hora intentando arreglarlo. No hay nada que hacer. Nos vamos al hotel "Puerto Rico", el de siempre, dejamos las cosas y vamos a u locutorio a internet. Conseguimos copiar los vídeos y las fotos e un CD, menos mal..., después a cenar a un chino Chifa. La china, como en España, no se enteraba de nada. Luego a dormir.

Día 27: Sábado 6 de Septiembre

Otro día echado a perder. Nos levantamos temprano y vamos a hacer compras por la mañana. Siesta del burro. Comemos. Siesta. Cena. Nos damos un rulo por la noche de Quito. Resulta que hay una zona (que en Madrid se correspondería con Alonso Martínez o Huertas), cerca del hotel, un poco más allá y hay bares de todo tipo. Cenamos en un sitio por 3 $ mil de guarrerías en el mismo plato, huevos, salchichas, ensalada, carne, patatas a saco..., y después nos metimos a tomarnos unas chelas (cerveza), las últimas este año en Quito, en bar de heavy metal. Como no, acabamos dando un concierto, bueno, Antonio de cantautor con la guitarra del dueño. Resultó todo el mundo impresionado y acabamos juntándonos unos cuantos. Al dueño del bar le moló tanto la interpretación de Antonio de varias canciones que éste tuvo que firmarle la guitarra. Antonio se tiró el royo y además le regaló la púa, jaja. Obviamente en el bar sonaron temazos de Last Deception, Hordak, Gotteron, Lactatus Death, e incluso Anarkolepsia y Eskorbuto. Por supuesto el Run to the hills. Después nos retiramos al hotel pronto porque nos cerraron el bar..., a la 1:00 (¿?). Nos lo pasamos bien una vez más.

Día 28: Domingo 7 de Septiembre

Nos levantamos a las mi, ya que el avión sale a las 20:15. Nos duchamos, la última ducha en este viaje en Ecuador. Desayunamos el bollo enorme que tenemos y nos preparamos la mochila para ir yendo al aeropuerto. 2,25 $ cada uno por dos autobuses. A las 14:45 llegamos y no hacemos nada hasta las 17:00 que abren para pasar. Nos dicen que tenemos que hacer unas cosas en unos ordenadores, pero pasando. Embalamos los macutos por 15 $, más caro que en Madrid y pasamos sin ningún problema. Nos hacen bebernos el agua y nos la bebemos, mejor que tirarla. El avión aún tardará en salir, así que nos aburrimos. En Lima sí que no nos vamos a aburrir..., nos quedan 6 $ y queremos comprarnos toblerones como al venir a Quito, pero son muy caros..., a ver en qué nos los gastamos. Ya nos llaman a los que vamos a Lima, Puerta 5. De pronto: "DIN DON DIN..., Antonio Mansilla Tolosa, pase por a la puerta A5" ¿?. Antonio tiene que ir para allá que resulta que tiene que abrir la maleta. Control aleatorio. Que si llevábamos hojas de coca, jaja. Resultó ser la mochila de Luis y el perro olería alguna hoja suelta que se cayera por algún rincón de la mochila. Un negrata enorme y Antonio ahí desvalijando la mochila de Luis. Todo en orden. En el avión nos dan de comer lo de siempre, un zumo (o jugo, ya no sabemos como llamarlo), sandwich y un bombón muy rico. Fuera del avión y a la zona de transferencia de pasajeros. Más cacheos de nuevo, ahora a Luis. Éste pregunta cuál es el motivo y responde el segurata: "control aleatorio", jajajaja. ¿Complot judiomasónico antikostras?. Para mí que nos van a llamar en cada avión y aeropuerto, normal, oleremos a hojas de coca a saco, ya que los metimos en los bolsillos de las mochilas, de la ropa, de todos lados y se habrán quedado miles de restos. Después a sobar en Lima, en el aeropuerto, en la "Zona segura en caso de Sismo".

Día 29: Lunes 8 de Septiembre

Nos despiertan a las 8:00..., pero ya da igual, no hay nada más que decir. Solamente que esperamos que hayáis disfrutado con nuestro viaje. Pronto más kostra aventuras.